El Grupo Athisa ha desarrollado y patentado en España un procedimiento para limpiar los sarmientos en bruto y reducir el contenido en cenizas por debajo del 3%. De esta manera mejora su potencial valorización energética en instalaciones industriales.

José Luis Alarcón, presidente del grupo, asegura que una de las motivaciones de este proyecto es generar “una biomasa autóctona, sostenible y de calidad en las comunidades autónomas que cuentan con superficie de viñedo”.

Una biomasa abundante y con mucha energía

España cuenta con más de un millón de hectáreas plantadas de vides; es el país con la mayor extensión cultivada de viñas del mundo. Por cada hectárea de viñedo se puede recoger más de una tonelada de sarmiento.

El sarmiento procede de la poda de las vides y se genera anualmente entre noviembre y abril.

Su poder calorífico, una vez tratado y considerando una humedad del 10,4%, alcanza 4,4 MW/t (PCI).

Aunque el sarmiento se considera una biomasa agrícola, tanto los valores obtenidos en el análisis fisicoquímico como su poder calorífico, una vez acondicionado, se acercan más a los de la biomasa forestal que a los de otras biomasas agrícolas.

VARIABLE VALOR
Humedad 12-25%
Poder calorífico (base seca) 19,12 MJ/Kg
Punto de fusión de las cenizas > 1.450ºC
Contenido en Cenizas (base seca) < 3%
Contenido en S (p/p) 0,03%
Contenido en Cl (p/p) 0,01%
Contenido en N (p/p) 0,69%
Tamaño de astilla 50-500 mm
Finos (<5 mm) < 5%

Por qué limpiar el sarmiento

El elevado contenido en cenizas, de hasta el 20%, es el principal limitante para que se extienda su uso como biocombustible.

Esto es debido a que durante la poda y la recogida mediante el sarmentador se contamina con una gran cantidad de impropios: piedras, areniscas, metales, etc.

El sistema de limpieza patentado por Athisa en España permite reducir el contenido en cenizas del 20% al 3%.

Según José Antonio Huertas, jefe de proyectos en Athisa, las viñas contienen tal cantidad de óxido de silicio –principal componente de la arena- que impide que las cenizas de la combustión de los sarmientos sean inferiores al 2,5-3%.

Con menos de un 3% de cenizas la astilla de sarmiento acondicionada se convierte en un biocombustible apto para uso directo en equipos industriales y calderas en centrales eléctricas y para fabricar pellet industrial.

Athisa ha analizado las cenizas del sarmiento, determinando que se pueden utilizar como un insumo excepcional para abonar tierras de labor.

En la experiencia de Athisa, la astilla tratada es el formato más eficiente para grandes instalaciones. También han realizado pruebas con pellet y pacas.

El precio a cliente final de la astilla de sarmiento acondicionada puede rondar los 40-45 €/ton.

Impacto ambiental

En la actualidad, el sarmiento se elimina mediante quemas al aire libre “a pie de parcela”, lo que provoca un impacto ambiental directo, por las emisiones, y otro indirecto, derivado de la utilización de combustibles fósiles en lugar de este biocombustible.

Según un estudio de la Universidad de Oviedo sobre los impactos ambientales derivados de la producción de vino (Gancedo Alonso, 2018), la actividad que más contribuye a su huella de carbono es la quema a pie de parcela de los restos de la poda de la vid.

Athisa ha calculado que la valorización de 50.000 toneladas de sarmiento cada año evitaría la emisión de 82.140 t de CO2 y sustituiría el consumo de 18.644 t de gasóleo de calefacción.

Sistema de lavado continuo

El método combina procesos de depuración por vía seca y húmeda en continuo. Sus desarrolladores aseguran una alta producción a coste reducido.

El sistema se compone de dos unidades dispuestas en línea donde tiene lugar un proceso continuo de separación de impropios en medio húmedo por diferencia de densidad.

En la primera unidad se separan los elementos de alta densidad, como piedras y metales. Para ello, cuenta con un equipo de filtración de agua y decantación y un sistema basculante de descarga de los impropios.

La segunda unidad elimina areniscas y tierras adheridas gracias a un sistema de enjuague acompañado de un clarificador fabricado en Australia.

Cada una de las unidades contiene 25m³ de agua. De forma opcional, se puede instalar un sistema de filtracion que purifica el agua, reduciendo así el consumo de manera considerable.

La humedad de la biomasa no es un limitante para el sistema, aunque el rendimiento, medido en tiempo de secado del material, es mayor si entra más seca.

Además de sarmiento, el equipo ha sido probado con éxito para limpiar otras biomasas leñosas –olivo, pino, frutales…-.

Instalaciones previstas

El diseño patentado puede tratar hasta 50.000 t/año, capacidad que José Antonio Huertas considera “muy adecuada para dar servicio a las diferentes zonas de viñedo existentes en España.”

Además del equipo ya en operación en su planta de Socuéllamos, Athisa tiene previsto instalar a corto plazo otros 3 equipos.

“Estamos en plenas gestiones con diferentes CCAA, como Castilla y León, La Rioja, Aragón, Cataluña, Valencia, Murcia y Extremadura, para instalar varios equipos de limpieza y valorizacion que permitirán poner en valor los sarmientos procedentes de miles de hectareas plantadas de vides”, asegura José Antonio Huertas.

Cómo adquirir el equipo de secado

Si una entidad pública desea adquirir un equipo, la inversion podría acogerse a ayudas (financiación o subvención) del CDTI en concepto de compra de tecnología innovadora.

El CDTI es el Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial, encargado de promover la innovación y el desarrollo tecnológico de las empresas españolas

En el sector privado, la inversion la puede realizar un único comprador, o bien una cooperativa.

“Con independencia del tipo de inversor, siempre ofrecemos un acompañamiento al cliente para organizar el acopio con el método más adecuado en función de la densidad de las vides en el terreno”.

Athisa está analizando también la opción de alquilar el equipo.

Compromiso

Para José Luis Alarcón es fundamental el apoyo e implicacion de las instituciones publicas, “es necesario hacer ver a las CCAA que hay una salida sostenible para esta biomasa generada todos los años y que no es necesario su quema a pie de parcela”.

Durante el último Congreso de Bioenergía organizado por AVEBIOM en diciembre de 2018, Alarcón anunció su voluntad de incentivar económicamente a los agricultores, cooperativas y empresas de servicios agrícolas para activar su participación en este proyecto.

Más información en www.athisa.es/energia

 

Ana Sancho

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la Política de Protección de Datos conforme a la legislación vigente y autorizo el tratamiento de los datos personales facilitados