Una red de calor urbana de 5,5 MW y 3 km suministra energía a 27 edificios –más de 1.400 viviendas- en la ciudad francesa de Estrasburgo gracias a una insólita instalación compuesta por 22 calderas de pellets Guntamatic.

La empresa Est-Ménager, con sede en Bœrsch, al suroeste de Estrasburgo, es el representante en Francia del fabricante de calderas austriaco Guntamatic y se ha encargado de ejecutar esta red de calor, una de las mayores instalaciones de calderas de pellets en cascada para calefacción central en Europa.

Optimizar el espacio

La comunidad Meinau se encuentra en el distrito de Neudorf, al sur de Estrasburgo, y no es la primera vez que remodela su instalación de generación de energía térmica.

Originalmente, la sala de calderas quemaba gas y petróleo; en 2008, se sustituyó por un sistema mixto, compuesto por un caldera de biomasa de 3,2 MW y el apoyo del gas. Y en 2016, la propiedad – Société Immobilière du Bas-Rhin, SIBAR- decide reemplazarlo por acumulación de problemas en su funcionamiento y para ello convoca un concurso de propuestas.

Las limitaciones de espacio para instalar una caldera de biomasa ya habían sido problemáticas cuando se instaló la caldera de biomasa en 2008: sala de calderas ubicada en un sotano de techos bajos; poco espacio en el exterior para adosar una nueva sala de calderas al edificio y para la maniobra de los camiones.

22 calderas de pellets

La propuesta elegida tuvo en cuenta estas restricciones y los ingenieros de Leo Riebenbauer contratados por Est-Ménager diseñaron una solución poco común: una cascada múltiple compuesta por 22 calderas de 250 kW, ajustada al espacio disponible en el sotano y capaz de cubrir el 100% de las necesidades térmicas de los vecinos de forma renovable.

La gran capacidad de modulación de la instalación –de 75 kW a 5,5 MW y un depósito de inercia de 23 m³ permiten absorber los picos de demanda con un rendimiento que puede alcanzar el 94%.

La regulación de la instalación se realiza con el sistema Guntamatic, que permite administrar hasta cuatro calderas juntas, de manera que las 22 calderas de parrilla móvil, modelo PRO 250, se han dividido en 7 cascadas para su administración.

Las calderas Guntamatic PRO 250 son de parrilla móvil, sistema que mantiene las entradas de aire primario limpias, asegura una combustión óptima reduciendo el riesgo de formación de escoria y permite la salida de las cenizas fuera del hogar. Están equipadas con intercambiador tubular vertical con limpieza por turbuladores, que reduce las necesidades de mantenimiento.

Las calderas llevan incorporado un sistema de aspiración de los pellets, que se almacenan en un tanque ciclónico de 500 litros. Los pellets llegan a la cámara de combustión a través de una válvula rotativa de seguridad contra el retorno de llama.

Contar con 22 calderas idénticas representa una ventaja en términos de mantenimiento, pues pueden establecerse turnos sin interrupción del servicio de suministro energético.

Suministro de pellet

Los pellets se descargan por gravedad a un silo de 15 metros de largo, donde 26 tornillos sin fin alimentan los sistemas de aspiración neumática de cada una de las 22 calderas. Los cuatro tornillos extra funcionan en caso de avería de alguno de los principales.

Para distribuir el producto de forma homogénea a lo largo del silo se diseñó y fabricó una cinta transportadora-repartidora de gran dimensión. Gracias a ella el tiempo de descarga de un camión de 25 toneladas se reduce a 10 minutos.

En época invernal son necesarios 5 camiones a la semana para cubrir las necesidades. El silo tiene capacidad para 120 toneladas, lo que supone cinco días de autonomía en invierno. El pellet se fabrica en la fábrica SIAT, Urmatt, a tan solo 40 km de distancia.

Emisiones bajo control

En cuanto a las emisiones, el “Plan de protección de la atmósfera” de Estrasburgo establece un límite de 50 mg/Nm³, un valor que cumplen sin problema las calderas, ya que se sitúan siempre por debajo de 20 mg/Nm3 al 6% de oxígeno cuando se utiliza pellet certificado.

Según el instalador, las mediciones en esta sala de calderas han dado valores de tan solo 5 mg/Nm³.

Por último, Est-Ménager ha provisto de capacitación a dos personas de SIBAR para encargarse de la operación y mantenimiento de la sala de calderas y está estudiando soluciones para vaciar los ceniceros, ya sea mediante una aspiradora central o una aspiradora industrial sobre ruedas.

El proyecto se ejecutó en un tiempo récord de apenas 4 meses, justo a tiempo para empezar a suministrar calor desde principio del pasado invierno.

 

Texto y fotos de Frédéric Douard/BI Francia

Artículo original: www.bioenergie-promotion.fr

Publicado en BIE 41 · Otoño 2018

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la Política de Protección de Datos conforme a la legislación vigente y autorizo el tratamiento de los datos personales facilitados