El Parlamento Europeo confirma el acuerdo provisional alcanzado con el Consejo Europeo en junio y aprueba un objetivo vinculante del 32 % de energías renovables y uno orientativo del 32,5 % en materia de eficiencia energética en 2030. Estas medidas, asegura el PE, desempeñarán un papel crucial en el cumplimiento de los objetivos climáticos de la UE.

Ambos porcentajes deberán revisarse en 2023 y solo podrá elevarse, nunca reducirse. Además, también se aprobó la gobernanza de la Unión de la Energía con tres importantes actos legislativos que forman parte del paquete “Energía limpia para todos los europeos”.

En 2030, la eficiencia energética en la UE tendrá que haber mejorado en un 32,5%, mientras que la cuota de energías renovables deberá alcanzar al menos el 32 % del consumo final bruto de la UE.

Reducción de la factura energética y autoconsumo renovable

Al mejorar la eficiencia energética, los europeos pagarán menos por la energía y el conjunto de Europa reducirá su dependencia exterior del petróleo y el gas, mejorará la calidad del aire local y protegerá el clima.

Por primera vez, los estados miembros estarán obligados a establecer medidas específicas de eficiencia energética en beneficio de las personas en situación de pobreza energética. También deberán garantizar que los ciudadanos puedan generar energía renovable para autoconsumo, almacenarla y vender el exceso de producción.

Biocombustibles de segunda generación, sí

Con una cuota mínima establecida en el 14% para 2030, los biocombustibles de segunda generación podrán desempeñar un importante papel en la reducción de la huella de carbono del transporte.

Los biocombustibles de primera generación, sin embargo, ya no contarán para los objetivos de energía renovable de la UE a partir de 2030, por el alto riesgo de “cambio indirecto del uso de la tierra” que suponen –este cambio se describe como conversión de terrenos ocupados por cultivos no agrícolas, como pastizales o bosques, en terrenos para uso agrícola, lo que aumenta las emisiones de CO2-.

Desde 2019, la contribución de los biocombustibles de primera generación a estos objetivos se irá eliminando gradualmente hasta desaparecer en 2030.

Nueva gobernanza para lograr la unión energética

Cada estado miembro deberá presentar un “plan nacional integral de energía y clima” a 10 años que incluya objetivos nacionales, contribuciones, políticas y medidas antes del 31 de diciembre de 2019. El plan tendrá que renovarse cada diez años.

Una vez que el Consejo adopte formalmente el acuerdo, las nuevas normas se publicarán en el Diario Oficial y entrarán en vigor 20 días después de su publicación.

El reglamento sobre gobernabilidad se aplicará directamente en todos los estados miembros y estos deberán incorporar los nuevos elementos de las otras dos directivas a su legislación nacional en los 18 meses posteriores tras su entrada en vigor.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la Política de Protección de Datos conforme a la legislación vigente y autorizo el tratamiento de los datos personales facilitados