El proyecto europeo INTENSSS-PA señala las redes urbanas de calor alimentadas con biomasa como modelo de sostenibilidad energética, social y económica para Castilla y León.

INTENSSS-PA (A systematic approach for INspiring and Training Energy-Spatial-Socioeconomic Sustainability to Public Authorities) es un proyecto de investigación financiado por la Comisión Europea dentro del programa marco Horizonte 2020 cuyo objetivo es avanzar en la integración entre la planificación energética y la planificación espacial, atendiendo a su vez al contexto social y económico en el que estas se desarrollan.

En el proyecto intervienen 17 socios pertenecientes a un total de siete países europeos: Grecia, Italia, España, Países Bajos, Dinamarca, Eslovenia y Letonia.

Regional Living Lab, modelo de diseño creativo

El proyecto plantea un nuevo modelo de diseño y toma de decisiones dentro de las Administraciones Públicas, que se abra a la participación creativa de todos los agentes relevantes en la planificación energética y espacial y de los actores más representativos de su contexto social y económico.

De esta forma se pretende conseguir que los planes y proyectos energéticos sean factibles, rentables y aceptables desde los puntos de vista técnico, económico y social.

El proyecto ha configurado en una región o municipio de cada país participante un Regional Living Lab, un panel de participantes coordinado desde la Administración Pública correspondiente y encargado de elaborar un plan de energía sostenible e integrado, como forma de ensayar esta aproximación novedosa a los procesos institucionales de diseño y toma de decisiones.

El primer paso para elaborar estos planes consistía en analizar el contexto energético y socioeconómico de la región o municipio en cuestión, y a partir de ello definir un objeto de trabajo que permitiese una integración con los instrumentos de planificación urbanística y territorial existentes, de tal forma que se generase una clara sinergia entre esas tres vertientes: la energética, la espacial y la socioeconómica.

Varias regiones participantes han señalado el potencial que tienen las redes urbanas de calor, y concretamente las que se alimentan con biomasa, como ha sido el caso de Castilla y León.

Redes de calor con biomasa

El Regional Living Lab de Castilla y León puso el foco, desde sus primeras fases de trabajo, en impulsar las redes urbanas de calor alimentadas mediante biomasa como una posible contribución a la sostenibilidad energética, social y económica en la región.

La biomasa, fundamentalmente la de origen forestal, es un recurso abundante en Castilla y León y su explotación y valorización energética implica efectos muy positivos, que van desde la gestión sostenible de los bosques, reduciendo por ejemplo el riesgo de incendios forestales, al impulso de la actividad económica y del empleo en el medio rural.

Castilla y León atesora además una cierta experiencia en lo tocante a redes urbanas de calor alimentadas con este combustible: los miembros del Regional Living Lab han tenido la oportunidad de visitar las redes que gestiona SOMACyL en el municipio de Cuéllar (que fue pionera cuando se puso en marcha a finales de los noventa) o en el Campus Miguel Delibes de la Universidad de Valladolid.

El Regional Living Lab de Castilla y León ha sido coordinado por la Dirección General de Vivienda, Arquitectura y Urbanismo de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León, con el apoyo del Instituto Universitario de Urbanística de la Universidad de Valladolid y en él se han integrado representantes de otros departamentos del gobierno regional, como el Ente Regional de la Energía de Castilla y León (EREN) y la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León (SOMACyL), así como de otras administraciones públicas de ámbito local, asociaciones, colegios profesionales, organismos y fundaciones de investigación, cooperativas y empresas privadas.

Próximo paso: impulsar las redes de calor en CyL

Con el fin de seguir impulsando esta solución energética y su integración en la planificación espacial y los retos socioeconómicos de la región, el plan de energía sostenible e integrado elaborado por el Regional Living Lab de Castilla y León -presentado el 5 de junio en Segovia-, consiste en unas “Directrices para el desarrollo sostenible y la gestión integrada de redes urbanas de calor en Castilla y León”.

Entre las recomendaciones propuestas se plantea reforzar la consideración de la biomasa en los planes territoriales (de gestión de los recursos forestales), incluir las redes urbanas de calor tanto en actuaciones de regeneración urbana como en nuevos desarrollos o impulsar acciones específicas que combatan el desconocimiento que aún persiste en la ciudadanía sobre estas soluciones, y que en ocasiones conduce a fenómenos de rechazo u oposición social.

Está previsto que este documento inicie en breve su tramitación administrativa por parte de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León y se espera que la aplicación de sus recomendaciones se traduzca en un incremento de los proyectos de redes urbanas de calor en la región.

Miguel Fernández / Instituto Universitario de Urbanística de la Universidad de Valladolid. Miembro del equipo de INTENSSS-PA en Castilla y León

Más información en www.intenssspa.eu

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la Política de Protección de Datos conforme a la legislación vigente y autorizo el tratamiento de los datos personales facilitados