Miguel Ángel Sánchez, responsable técnico del Laboratorio de Análisis y Ensayos del Centro Tecnológico CARTIF, analiza la evolución de la calidad de los pellets en España en los últimos 10 años y el impacto de la certificación ENplus®. Además, detalla el proceso que siguen las muestras de biocombustibles que llegan a sus instalaciones.

Desde su creación en 1994, el Centro Tecnológico CARTIF ha promovido y desarrollado tecnologías para el aprovechamiento energético de la biomasa a través de proyectos de investigación.

Su Laboratorio de Análisis y Ensayos (LAE) de biomasa, nacido en 2004 de la necesidad de analizar y caracterizar biomasa para sus proyectos, se convirtió pronto en un servicio también para sus clientes. En 2012 emprendió el reto de acreditarse bajo los requisitos de la Entidad Nacional de Acreditación (ENAC) en todos los parámetros regulados en el sello de calidad ENplus® y en 2015 se convirtió en el primer laboratorio en España en conseguir la acreditación ENAC para el ensayo de biocombustibles sólidos.

Desde entonces, el volumen de muestras gestionadas y analizadas en el LAE ha ido incrementándose hasta la actualidad, no sólo de pellets de madera, sino de otras muchas biomasas de orígenes y naturalezas muy diferentes: astilla, hueso de aceituna, cáscaras de frutos, pajas de cereal, etc.

En su experiencia en estos diez años ¿cómo ha evolucionado la calidad del pellet?

El escenario actual del mercado de los pellets de madera en Europa dista mucho del que había hace apenas 10 años.

Si bien los países cuyos mercados ya eran maduros a comienzos de esta década, como Suecia, Dinamarca, Austria y Alemania, y continúan siendo grandes potencias en la producción de pellets de madera, algunos mercados emergentes como los de España y Portugal, al margen de los países del Este, han experimentado un crecimiento extraordinario en la producción de pellets, e Italia y Reino Unido un fuerte incremento en el consumo.

¿Se ha notado la influencia de sistemas de certificación como ENplus®?

A esta drástica evolución que ha sufrido el mercado, la implementación del esquema ENplus®, de alcance europeo, ha supuesto un espaldarazo importante.

Con ENplus® se logran dos objetivos muy importantes: por un lado, proteger y fortalecer el mercado europeo de pellets de madera; y por otro, proteger al cliente como usuario final del producto regulando y asegurando la calidad de los pellets que utiliza.

Por lo tanto, la existencia de un marco regulatorio como el que establece ENplus® favorece una creciente profesionalización del sector y de todos los agentes implicados en la cadena de valor de la biomasa.

Además, la fuerte competencia que constituyen otros mercados internacionales, como el asiático y el americano, obliga al mercado a adaptarse a las necesidades reales de los consumidores y a evolucionar al mismo ritmo que la demanda.

En este nuevo escenario, el mercado español, mucho más maduro que hace 10 años y con mejores capacidades, está más preparado para los retos que deberá afrontar en los próximos años.

El establecimiento del esquema ENplus® en el año 2012 ha constituido un impulso al sector en España y una vía de crecimiento, incrementándose la producción de pellets de forma exponencial en aproximadamente 10 veces en los últimos 10 años.

En cuanto a la calidad, ENplus® ha supuesto una herramienta para mejorar los productos que se ponen en el mercado, fijando un listón muy elevado en los estándares de calidad a los productores, que han tenido que adaptarse a esos nuevos criterios.

Lejos de perjudicar, ha supuesto un fortalecimiento para el mercado que se traduce en un incremento de la satisfacción por parte del cliente.

¿Qué variables analizadas son las que han mejorado de forma más notable en los últimos años?

Desde el punto de vista del productor, la actualización de algunos estándares de calidad en 2015 supuso un esfuerzo suplementario, puesto que aumentó la exigencia en parámetros relevantes como el contenido en azufre y cloro y la durabilidad mecánica, entre otros. Precisamente este último provocó quizá un mayor impacto sobre los procesos productivos, mejorando aún más la forma en la que se fabrican.

Al margen de la coyuntura logística asociada a la materia prima, que afecta de forma decisiva en la producción, el horizonte que se presenta en el mercado español de pellets augura un periodo de crecimiento menos intenso pero más estable, si bien tendrá que hacer frente a la competencia de otros mercados emergentes, muchos de ellos vecinos, como algunos países de la península balcánica (Italia, Croacia y Bosnia), y países bálticos (Polonia, Estonia, Letonia y Lituania).

El mercado español de pellets crecerá de forma menos intensa pero más estable y tendrá que hacer frente a la competencia de otros mercados emergentes

¿Cuál es el papel de Fundación CARTIF en el esquema de certificación ENplus® de los pellets para uso doméstico?

En el marco del esquema de certificación de calidad ENplus®, el LAE de CARTIF está reconocido por el European Pellet Council (EPC) como Organismo de Ensayo acreditado, y aparece listado entre los laboratorios europeos capacitados para el ensayo de pellets de madera, como proveedor de servicios integrado en la cadena de suministro de pellets de madera.

¿Qué requisitos ha tenido que cumplir para acreditarse como organismo de ensayo para ENplus®?

La presencia de un Organismo de Ensayo en el esquema ENplus® requiere, en primer lugar, del reconocimiento de la entidad de acreditación nacional (ENAC) para el desarrollo de esa actividad, superando las auditorías pertinentes.

Por otro lado, requiere de la aceptación por parte del EPC, como máxima entidad en el sector del pélet de madera, de la competencia del laboratorio para ello.

Calorímetro en el LAE de CARTIF

 Equipamiento del LAE de CARTIF

El laboratorio de CARTIF cuenta con todos los equipos analíticos necesarios para determinar todos los parámetros que caracterizan a una muestra de biomasa.

Si bien en algunos procedimientos de ensayo se emplean instrumentos básicos, como depósitos (para la densidad aparente) y tamices (para el contenido en finos), existen otros ensayos que requieren el empleo de equipos instrumentales complejos, y cuyos procedimientos analíticos se componen de una larga secuencia de pasos que afectan a la repetitividad de los resultados obtenidos.

Al margen de los equipos isotermos empleados, como estufas y hornos para la determinación de la humedad y contenido en cenizas, destacan en el laboratorio los equipos de análisis elemental, cromatografía iónica, calorimetría, espectroscopía de plasma o de fusibilidad de cenizas.

¿Cómo llegan las muestras a su laboratorio?

Si bien durante los ensayos debe asegurarse el cumplimiento de una serie de controles de calidad y verificación de resultados, previa a la entrega del Informe de Ensayo a los clientes, existe una etapa de gran transcendencia en todo el proceso de ensayo de muestras que es la preparación de la muestra.

Una preparación de la muestra adecuada está basada en la representatividad de las diferentes submuestras que se toman para la realización de todos los ensayos previstos, es decir, la porción de muestra empleada en cada ensayo debe representar fielmente las características de la muestra de pellets original, conforme a la Norma UNE-EN ISO 14780.

En conformidad con el sistema de calidad ENplus®, las condiciones de recepción de los pellets de madera son siempre las mismas, pero fuera de este ámbito son muy diversos los formatos y condiciones en los que se reciben las muestras.

Una muestra de ensayo procedente de astilla de madera o de hueso de aceituna puede ser recepcionada con valores de humedad y granulometría muy distintos, lo que requiere de una preparación específica y adaptada a esas condiciones, para no modificar sus propiedades físico-químicas. Así, se emplean molinos de cuchillas para controlar el tamaño de partícula de la muestra y estufas de secado para controlar la humedad.

¿Cuál es el proceso que sigue una muestra desde que llega a sus instalaciones?

Conforme al Manual ENplus®, un productor de pellets que quiera certificar sus productos deberá superar satisfactoriamente el proceso, tanto desde un punto de vista documental, como técnico.

Ese proceso da comienzo con la auditoría de la entidad certificadora, durante la cual se extrae una muestra de pellets de la línea de producción, para ser enviada al Organismo de Ensayo acreditado.

A su llegada al laboratorio, una vez recepcionada, registrada, codificada y almacenada adecuadamente, la muestra es analizada bajo el alcance de ensayos ENplus®, y conforme a los procedimientos de ensayo basados en las normas y especificaciones técnicas incluidas en la Norma UNE-EN ISO 17225-2 para pellets de madera.

Concluido y entregado el Informe de Ensayo al cliente, las muestras sobrantes se guardan adecuadamente y se conservan durante al menos un año, con objeto de atender a posibles demandas de clientes que soliciten la repetición de ensayos o la realización de otros sobre la misma muestra recibida.

¿Cuáles son las variables que más afectan a la calidad del pellet?

Cumplir con las especificaciones de calidad de ENplus® no es fácil, lo que pone de manifiesto el gran esfuerzo que realizan los productores para poner en el mercado un producto de calidad.

Deben tenerse en cuenta tres aspectos fundamentales que afectan a la calidad del producto: el acceso a materia prima de calidad; un adecuado manejo y tratamiento de la misma; y una elaboración correcta que asegure la calidad exigida en los parámetros que dependen directamente de la forma en que se producen los pellets.

Desde este punto de vista, los parámetros de ensayo que incluye el esquema ENplus® pueden calificarse como:

  • Parámetros “físicos”, que dependen de cómo se ha elaborado el pélet, como el contenido en humedad total, contenido en finos, durabilidad mecánica, densidad aparente y tamaño de los pellets.
  • Parámetros “químicos», que dependen de la calidad de la muestra como biocombustible sólido y cuyos niveles no se ven afectados por el proceso mecánico del peletizado, como son el poder calorífico, contenidos en cenizas, nitrógeno, azufre y cloro, contenido en elementos minoritarios (metales) y la fusibilidad de cenizas.

¿Existe alguna o algunas variables más complicadas de analizar?

En algunas ocasiones, bien por la calidad de la materia prima empleada, o bien por dificultades surgidas durante el proceso de peletizado, los análisis realizados sobre el producto presentan algunas desviaciones respecto de los límites que establece el esquema ENplus® para la categoría A1 de mejor calidad.

En general, estas desviaciones son mínimas, teniendo poca influencia sobre la utilidad del producto y requiriendo pequeñas medidas para corregirlas.

En el caso de que la desviación sea significativa, se deberá estudiar el origen de la misma para actuar sobre el proceso de peletizado o sobre el proceso de obtención y manipulación la materia prima empleada en su elaboración.

Habitualmente, las desviaciones encontradas suelen estar asociadas con parámetros cuyos estándares de calidad se consideran más restrictivos o difíciles de cumplir, como el contenido en cenizas o la durabilidad mecánica.

En menor medida, el contenido en cloro o las temperaturas de fusibilidad de cenizas. No obstante, y con carácter general, esas desviaciones suelen ser corregidas en el propio proceso de certificación del producto.

¿Qué datos incluye el informe que se entrega al productor?

Verificados los resultados obtenidos, y en algunos casos repetidos (si así es requerido por el sistema de calidad interno del LAE), se elabora el Informe de Ensayo correspondiente a la muestra ensayada, que recoge todos los resultados de los análisis realizados sobre la muestra conforme a los requisitos ENAC.

En ese mismo informe se incluye una evaluación de la calidad de la muestra, identificándose la categoría que alcanza dicha muestra en conformidad con los límites establecidos en el esquema ENplus® en su versión más actualizada.

El Informe de Ensayo es enviado al cliente por vía e-mail, siguiendo procedimientos que aseguren la confidencialidad de los resultados enviados.

Como novedad relevante en este aspecto, y orientada a servir de herramienta al productor certificado de pellets para sus fines comerciales, el LAE de CARTIF emitirá una “ficha de producto” anexo al Informe de Ensayo para facilitar la comprensión de los ensayos realizados, de los resultados obtenidos y de la calidad alcanzada por la muestra.

Más información en www.cartif.es

Entrevista publicada en BIE 43 -Primavera 2019

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la Política de Protección de Datos conforme a la legislación vigente y autorizo el tratamiento de los datos personales facilitados