Raquel Ramos es Doctora en Ciencias Químicas por la Universidad de Zaragoza, investigadora del CEDER-CIEMAT en procesos termoquímicos para el aprovechamiento de la biomasa y otros residuos sólidos durante 18 años y desde hace un año, su nueva directora.

Cumplí 18 años en el CEDER-CIEMAT en junio de 2018. Ya ves, una vez alcanzada la mayoría de edad en el centro, he tenido la oportunidad de ser directora; por tanto satisfecha y contenta.

¿Cuándo comenzaste a investigar en biomasa?

Desde que llegué al CEDER he trabajado en temas relacionados con biomasa. Los primeros proyectos fueron sobre cocombustión de carbón con residuos de biomasa.

Durante 10 años estuve más vinculada al aprovechamiento energético de residuos sólidos de distinta índole y a los temas medioambientales relacionados con ello. Pero en los últimos 8 años mi actividad ha estado focalizada en proyectos relacionados con la producción energética a partir de los biocombustibles sólidos.

El grupo de trabajo de biomasa del CEDER hace muchos años que aporta un gran potencial para el estudio del recurso y de su transformación en biocombustibles. También dispone de un laboratorio pionero y especializado en los combustibles sólidos de la biomasa.

¿Qué tema te gustaría investigar relacionado con biomasa que aún no hayas tocado?

En la actualidad la producción de biomasa se encuentra mucho más estandarizada y cada vez conocemos mejor cómo obtener biocombustibles sólidos a partir de diferentes especies y residuos. Así que me gustaría trabajar en la síntesis química a partir de la biomasa.

Pienso que el desarrollo de la bioeconomía es el camino para sacar el mayor partido al recurso de la biomasa.

¿Cuál es tu objetivo en la dirección del Ceder-Ciemat?

El CEDER-CIEMAT es un referente en la investigación en biomasa. Siempre hemos destacado por disponer de instalaciones a escala semiindustrial de demostración de tecnologías para el aprovechamiento energético de la biomasa, y en este sentido debemos seguir.

En un sector en el que las inversiones son costosas y no es fácil ver a corto plazo su rentabilidad, creemos necesario apoyar el progreso con demostraciones a escala real, no solo de laboratorio.

En esta filosofía esperamos colaborar con iniciativas en el sector de la biomasa en nuevos biocombustibles, nuevos procesos, nuevos productos…

El CEDER-CIEMAT es además un amplio laboratorio de experimentación en otras energías renovables: eólica, fotovoltaica, minihidraúlica… En el centro disponemos de instalaciones y laboratorios de producción eléctrica a partir de las energías renovables, conectadas en una microrred dónde confluyen puntos de vertido, puntos de consumo y otros de almacenamiento.

En el campo de la integración de la producción con renovables, incluida la biomasa, y gestion de microrredes, pineso que también nos queda mucho por aportar al conocimiento.

El centro debe crecer en todos estos sentidos, ofertando la infraestructura ya establecida y atrayendo a nuevos investigadores.

En tu opinión, ¿cuál o cuáles han sido los avances tecnológicos ocurridos en biomasa más destacados en los últimos años? ¿Hacia qué campos se dirige la investigación en biomasa?

El hecho más destacado de los últimos años es la existencia de un mercado de biocombustibles para energía.

La última década ha visto la revolución de los pélets. Aunque la tecnología de producción de pélets era ya conocida, el avance ha sido su instauración en el mercado y el crecimiento de la producción industrial de los biocombustibles.

En realidad, el éxito ha venido por la homogeneización del producto y la posibilidad de establecer estándares que permiten desarrollar el mercado con niveles de calidad.

En paralelo, la tecnología de combustión de biomasa ha conocido grandes avances en automatización del proceso. De nuevo, la base de la tecnología es muy conocida, pero la investigación ha permitido el desarrollo de sistemas automáticos, la digitalización del proceso y el aumento de la eficacia.

La investigación, sin duda, se encamina al desarrollo de la bioeconomía. El uso de la biomasa en aplicaciones térmicas ha alcanzado un techo importante y las aplicaciones eléctricas no se ven rentables y no terminan de expandirse.

El gran desarrollo vendrá por la obtención de productos de diferente índole a partir de la biomasa. Lo que no sabemos es a que velocidad va a tener lugar.

¿Cuál es el proyecto de biomasa más relevante en el que ha participado el CEDER? ¿En qué campos centra sus esfuerzos ahora mismo el centro?

Entre 2005 y 2013, el proyecto de mayor relevancia fue, sin duda, el proyecto singular estratégico PSE On-cultivos.

De carácter nacional y coordinado por el grupo de trabajo del CEDER, aglutinó a mas de 30 empresas y 10 centros de investigación o universidades. Su objetivo fue desarrollar y demostrar la producción de energía- térmica, eléctrica y biocarburantes- a partir de la biomasa de cultivos energéticos.

En su aspecto demostrativo el proyecto supuso la implantación y evaluación en nuestro país de mas de 3.000 hectáreas de cultivos energéticos y la utilización de la biomasa obtenida en plantas de generación eléctrica, térmica del sector doméstico y de producción de biocarburantes.

El proyecto fue financiado por el Plan Nacional de Investigación Científica, Desarrollo e Innovación Tecnológica y contó con un presupuesto global en torno a los 62 M€ y una financiación para el CIEMAT superior a los 4M€.

En él participaron diferentes grupos de investigación del CIEMAT en temas relacionados con el desarrollo y evaluación de los cultivos, caracterización de la biomasa, desarrollo de procesos de producción de biocombustibles y el estudio de los problemas asociados al uso de los nuevos biocombustibles en instalaciones de combustión y gasificación.

Después, el CEDER ha seguido contribuyendo en la investigación de biomasa con su participación en numerosos proyectos europeos: CHRISGAS, BIOMAXEFF, ENERBIOSCRUB, FLEXIFUEL, BIOMASUD Y BIOMASUD PLUS, BECOOL entre otros.

Apostamos por seguir investigando otras biomasas no explotadas, en cómo rentabilizar la cantidad ingente de residuos forestales y agrícolas que no están siendo aprovechados y en mejorar las tecnologías disponibles adaptándolas a las biomasas mas abundantes en cada momento.

¿Qué presupuesto anual maneja el Ceder-Ciemat para la investigación en bioenergía?

El presupuesto que corresponde a investigación depende mucho de los proyectos en curso, ya que la actividad del centro se basa en los proyectos de concurrencia competitiva y en los convenios público-privados con empresas firmados.

En los últimos cinco años, el presupuesto medio anual manejado en el área de bioenergía, sólo en investigación, ha sido de entre 450.000 y 500.000 €. Todo ello sin contar los costes de personal propio ni los costes indirectos relacionados con el mantenimiento del centro.

¿Cuántas personas se dedican a investigar en biomasa en la actualidad en el Ceder-Ciemat?

En la actualidad, somos 25 personas investigando en biomasa: becarios de investigación, personal de laboratorio y operadores de planta piloto, técnicos e investigadores. En el centro en su conjunto somos 45 trabajadores.

¿En qué crees que sería necesario invertir más recursos?

Serían necesarios mayores esfuerzos en investigación en nuestro país.

El Plan Nacional de I+D+i es insuficiente; muchos grupos de investigación españoles apenas accedemos a fondos nacionales porque cada vez más escasos y las líneas de investigación más practicas se quedan fuera.

Se habla que en el próximo plan, ahora en fase de redacción, se está diseñando una línea prioritaria de actuación en torno a la energía; y esto es de agradecer.

En febrero se celebró el Día de la mujer en la ciencia; ¿a lo largo de tu carrera, cómo dirías que ha evolucionado la participación de las mujeres en la investigación en biomasa/energías renovables?, ¿cuántas mujeres investigadoras trabajais en el Ceder?

La generación que ahora nos encontramos en mediana edad hemos tenido oportunidades de estudio en todos los ámbitos, también el científico y el técnico, y la penetración actual de las mujeres no es un problema. En el CEDER el 36% del total de trabajadores somos mujeres.

Premio Fomenta la Bioenergía

Raquel Ramos recogió el premio «Fomenta la Bioenergía 2018” concedido por la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa –AVEBIOM- al CEDER-CIEMAT por su enorme contribución al conocimiento de las cualidades de la biomasa como fuente energética. Ramos fue acompañada por el investigador del centro Luis Saúl Esteban.

El galardón fue entregado por Javier Díaz, presidente de AVEBIOM, durante el Congreso de Bioenergía celebrado en Cuenca en diciembre de 2018.

Javier Díaz destacó la importante labor del CEDER en el campo de la bioenergía, en el que lleva 32 años realizando proyectos de investigación para dar servicio a la industria española.

CEDER-Ciemat

El Centro de Desarrollo de Energías Renovables (CEDER) se creó en la década de los ochenta como centro nacional para la investigación, desarrollo y fomento de las energías renovables. Depende del CIEMAT y está adscrito a su Departamento de Energía.

El CEDER está considerado un centro pionero en España en el aprovechamiento energético de la biomasa y es una referencia nacional y europea en energía minieólica. Está ubicado en Lubia, Soria.

www.ceder.es

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la Política de Protección de Datos conforme a la legislación vigente y autorizo el tratamiento de los datos personales facilitados