Marisa Hernández es la consejera delegada de Ingelia, empresa tecnológica con sede en Valencia y una de las primeras del mundo en desarrollar con éxito la carbonización hidrotermal de la biomasa (HTC) a escala industrial.

Desde la primera instalación, ¿han ocurrido cambios tecnológicos destacables en el proceso?

Desde que Ingelia comenzó a trabajar en HTC, en 2006, la tecnología se ha desarrollado y mejorado continuamente a escala industrial. El valor que aporta Ingelia es precisamente el conocimiento obtenido en el desarrollo de I+D y de la operación del proceso a escala industrial.

Hemos aumentado el tamaño de los equipos, automatizado el proceso, realizado I+D sobre productos HTC y hemos obtenido 15 patentes internacionales.

Trabajamos con el Instituto de Tecnología Química, creado por el CSIC y la UPV, con el Prof. Avelino Corma y el Dr. Michael Renz en la investigación química del proceso y las aplicaciones de los productos.

Carbonización hidrotermal de la biomasa

La tecnología HTC fue descubierta en el año 1913 por Friedrich Bergius, premio Nobel de química alemán, que demostró a escala de laboratorio que la materia orgánica se deshidrata para formar biocarbón cuando se somete a condiciones presión y temperatura en medio ácido.

El HTC no es más que una reproducción acelerada del proceso natural de formación del carbón.

El desarrollo de Ingelia permite fijar el carbono de los residuos y biomasas de bajo valor, evitando emisiones de CO2 a la atmósfera y recuperando los materiales de los residuos.

¿Cómo financiais el i+D de Ingelia?

EL I+D se ha orientado al mercado desde fases muy tempranas. La mayor parte de la financiación la realizamos con fondos de la compañía, aunque hemos contado con el apoyo de Enisa y CDTi y también con dos programas Reto del Ministerio de Ciencia e Innovación, un proyecto FP7 y un H2020.

Marisa Hernández, CEO de Ingelia, segunda por la izquierda, con el brazo levantado

En 2018 has sido finalista en varias convocatorias europeas que premian la innovación industrial; ¿qué significan estos reconocimientos para ti y para la actividad de Ingelia?

Los reconocimientos a la labor desempeñada son muy gratificantes y dan visibilidad al proyecto. Digamos que son un plus pues avalan el trabajo hecho.

Si además estos reconocimientos provienen de instituciones europeas, donde el nivel de competencia es altísimo, como el Women Innovators Price o el EIT Women Enterpreneruship and Leadership Award, constituyen un motivo de satisfacción y una enorme ayuda y reconocimiento para el proyecto.

La compañía ha obtenido otros premios como el Watify Award, otorgado por la Comisión Europea a solo una empresa, que reconoce la tecnología de Ingelia como “Key enable technology” para el tratamiento de residuos orgánicos en Europa.

¿Existe alguna limitación, tecnológica o económica, por tamaño o capacidad para instalar una planta HTC?

El proceso de Ingelia es modular; el escalado de una planta se realiza a base de aumentar el número de módulos. Todos tienen el mismo tamaño, probado a escala industrial.

Esta solución, además de reducir el riesgo de escalado, permite ajustar el tamaño de planta a la cantidad de biomasa disponible.

La capacidad de tratamiento de cada módulo es de 0.7 t/hora, lo que representa además el tamaño mínimo de planta.

El equipo de ingenieros de Ingelia ha desarrollado conceptos viables basados en investigación y adaptados a escala real mediante operación experimentada en nuestra planta industrial durante los últimos años.

Además, las plantas incorporan un programa Scada que permite el control remoto del proceso y la supervisión de los expertos en HTC vía internet.

¿Cuántas plantas habéis instalado hasta hoy?

Actualmente tenemos dos plantas en operación, la nuestra de Valencia y otra en Inglaterra.

La planta de Valencia tiene un significado muy especial, ya que ha sido nuestro laboratorio de aprendizaje, donde se pueden observar en detalle los pasos y avances que hemos realizado.

¿Tenéis proyectos para este año?

Estamos construyendo dos plantas más, una en Bélgica y otra en Italia, cuya puesta en marcha se espera para principios de 2020

Además estamos trabajando en varios proyectos en España y queremos comenzar un proyecto en Escandinavia y abrir los mercados alemán y francés.

Primera planta de carbonización hidrotermal de biomasa en Reino Unido. Instalada por INGELIA

¿Qué soporte ofrece Ingelia a las plantas que instala?

Tras la instalación, Ingelia realiza la puesta en marcha, el servicio técnico y la formación de las personas que operan las plantas.

Además, ofrecemos asistencia remota en la operación de plantas y un servicio continuo a nuestros clientes de apoyo a la operación en caso de que lo necesiten.

Hemos diseñado el programa de operación con el fin de automatizar el proceso. El programa Scada identifica con un nivel de detalle muy alto cualquier interrupción y facilita el acceso rápido a los tecnólogos en caso necesario.

¿Qué tipos de biomasa se suelen tratar con más frecuencia en vuestras plantas?

El proceso HTC maximiza su valor en el tratamiento de biomasas húmedas y heterogéneas como, por ejemplo, restos vegetales de parques y jardines, restos de explotaciones forestales y agrarias, restos de industria agroalimentaria, lodos de depuradoras y residuos orgánicos de todo tipo, independientemente de su humedad y heterogeneidad.

¿Cómo se valoriza posteriormente el producto carbonizado?

El proceso HTC concentra y fija el carbono de estas biomasas produciendo un pellet de biocarbón con un poder calorífico de 24 MJ/kg (daf) que cumple las especificaciones reflejadas en la ISO 17225/8 para biocombustibles sólidos.

Este pellet tiene otras aplicaciones en la industria como biopolímero o sustituto de la turba para enriquecimiento de suelos en agricultura y tiene buenas propiedades de gasificación.

¿En qué ámbitos sería ventajoso utilizar esta tecnología que aún no se haya hecho?

El HTC es muy ventajoso para transformar los residuos y biomasas húmedas en un producto inerte (biocarbón) para su posterior utilización en diversos campos según la aplicación que se decida.

El agua de proceso procedente de la propia humedad de la biomasa contiene los elementos solubles de las biomasas y constitutye un excelente bionutriente para devolver a la agricultura.

La exploración de técnicas para extraer los nutrientes del agua de proceso o de nuevas aplicaciones para el biocarbón en el campo de absorbentes o carbones activos es también muy interesante.

¿Cómo crees que va a evolucionar la implantación de la tecnología en los próximos años?

En los próximos años la tecnología HTC se complementará con diferentes procesos para producir biocarbones de diseño específicos para ciertos usos en el mercado.

Ingelia está focalizando en este campo su actividad de I+D, invirtiendo en nuevas aplicaciones para maximizar la calidad de los productos obtenidos.

En febrero se celebró el Día de la mujer en la ciencia; ¿a lo largo de tu carrera, cómo dirías que ha evolucionado la participación de las mujeres en el sector empresarial de la biomasa/energías renovables?

Cada vez más mujeres se deciden por estudiar carreras técnicas y como consecuencia también entran más en la gestión de proyectos y empresas en el sector de biomasa y energías renovables.

Además, la mujer tiene buenas habilidades para gestionar proyectos de innovación por su amplia capacidad de coordinación y comunicación entre los diversos agentes de los proyectos.

Incorporar mujeres en los consejos de administración de las empresas y en puestos directivos es un modo de introducir la innovación en la gestión, lo que se traduce en un aumento de valor para la empresa.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la Política de Protección de Datos conforme a la legislación vigente y autorizo el tratamiento de los datos personales facilitados