Ignacio Macicior es ingeniero de montes y gerente de la empresa de servicios energéticos y productora de biomasa forestal, Foresa.


En su opinión, ¿qué factores han contribuido más a promover la instalación de biomasa en España en los últimos 10 años?

El hecho concreto que más ha contribuido a promover instalaciones de biomasa ha sido la subida del gasoil a partir del año 2000. El ambiente generado sobre el cambio climático ha contribuido a consolidar la percepción de que hay que buscar soluciones sostenibles entre las que se engloba la biomasa.

Las limitaciones de emisiones cada vez son más estrictas, ¿cree que esto puede afectar a la instalación de biomasa?

Los países que más biomasa consumen no tienen problemas con la legislación de emisiones, pero también es cierto que si quemamos cualquier cosa de cualquier manera vamos a tener problemas con las emisiones. Como la biomasa se asocie a la contaminación, aunque se trabaje bien, va a costar años levantar esa losa.

Es nuestro punto débil y los productores de combustibles fósiles lo saben y están constantemente haciendolo saber a las autoridades y a la opinión pública.

Pero también es cierto que en muchos puntos de control muchos de los picos de contaminación por partículas de 2017 se han producido por la quema incontrolada de biomasa en incendios forestales. Estos incendios se producen, cada vez más, en zonas donde el monte esta abandonado y la población no lo percibe como un recurso.

¿Recomienda el uso de biomasa certificada a su cliente? ¿Garantizan el funcionamiento de los equipos cuando se utilizan biocombustibles no certificados?

Para equipo pequeño es casi obligatorio utilizar combustibles certificados. Para instalaciones mayores hay que utlizar combustibles homogéneos que funcionen bien. La certificación es una buena solución pero no necesariamente la única.

Es importante un proveedor de confianza. En ese sentido, FORESA pelea por dar esa confianza a sus clientes vendiendo astilla de calidad.

¿Cómo piensa que va a evolucionar la instalación de biomasa en los próximos 10 años: ¿pequeñas instalaciones o redes de calor? ¿ESE o instaladores?

Creo que va a ir por ambos caminos. Van a seguir instalándose equipos domésticos de pellets, sobre todo estufas, y poco a poco van a ir entrando las redes de calor en las ciudades.

Además también se van a colocar calderas de tamaño medio. Espero que se desarrollen los dos mercados, el de ESES y el de instaladores de equipos pequeños.

En las instalaciones medianas, de 200kW a 1MW, una gestión integrada de acuerdo al modelo ESE es mucho más eficaz.

Debe mejorar también el segmento de las empresas mantenedoras, bien asociadas a ESEs o bien de forma independiente ya que el buen mantenimiento es una necesidad en los equipos de biomasa y tadavía queda en España recorrido de mejora en este aspecto.

La cogeneración a pequeña escala se va implantando en algunos países gracias al apoyo público, ¿cree que esto ocurrirá también en España?

La cogeneración industrial lo tiene difícil porque el gas para usos industriales está muy favorecido en las tarifas. Mientras esto no cambie es difícil, aunque este debería ser el gran hueco de desarrollo.

La valorización energética de subproductos biomásicos de bajo precio de las industrias que los generen debería ser el uso normal dentro de un enfoque de economía circular.

La cogeneración para suministro a edificación requiere la existencia de grandes redes en las que equipos de cogeneración puedan satisfacer el suministro de la demanda base.

El suministro de frío aumenta esta demanda base. El desarrollo y crecimiento de las redes de calor y frío debería dar lugar a la aparición de algunas cogeneraciones asociadas a las redes.

FORESA

¿Cúando comenzó a instalar equipos de biomasa? ¿Cómo era entonces el mercado de la generación térmica? ¿Qué expectativas tenían con la biomasa?

Instalamos la primera caldera en 2009. En ese momento, como es evidente, nos faltaba experiencia y teníamos muchas ganas.

En general, instaladores, proveedores, mantenedores, ingenierías, etc no sabíamos bien las dificultades específicas de la biomasa y nos faltaba experiencia a todos, pero había muchas expectativas.

Problemas que ahora se resuelven con una llamada telefónica no encontraban fácil solución.

Parecía evidente que los precios del gasoil y del gas, aunque se habían tomado un respiro, volverían a subir hasta niveles en los que la biomasa es muy competitiva.

La cumbre de Copenhague iba a ser un cambio radical en el enfoque del consumo energético mundial.

¿Cuántas instalaciones han efectuado desde entonces? ¿Sabe estimar cuántos kW han instalado con biomasa? ¿Quién es su principal cliente final?

Hemos instalado 20 MW en 41 instalaciones. El cliente es casi siempre usuario de calefacción y ACS para sector servicios, público y privado, con especial presencia de residencias y en menor medida vivienda en bloque, enseñanza, oficinas e instalaciones deportivas, piscinas cubiertas.

Tambien hemos ejecutado y gestionado tres instalaciones de vapor en industria, en todos los casos del sector alimentario y una red de suministro de calor a cultivadores de champiñón.

Además de biomasa, ¿integran en sus proyectos otras energías o medidas para mejorar la eficiencia de la instalación?

Como medida de mejora de eficiencia de la instalación casi siempre utilizamos calderas de primera calidad y alta eficiencia. Como nuestro origen es el combustible, no hemos instalado equipos de combustibles fósiles, pero si como norma general mantenemos las calderas existentes.

Hemos realizado trabajos de sectorización, siempre con válvulas de dos vías para poder aprovechar al máximo las posibilidades de ahorro eléctrico de las bombas electrónicas, contabilización de consumos, sustitución de tubería por tubería preaislada, etc.

En general, como medida de eficiencia energética diseñamos y operamos las instalacones para que funcionen a caudal variable.

Realizamos un control que nos permite analizar los consumos instantáneos e históricos tanto térmicos como eléctricos de los distintos elementos y consumidores, optimizando el funcionamiento de las instalaciones.

Publicado en BIE 41 · Otoño 2018

En 2018, la edición en castellano de Bioenergy International cumplió 10 años y lo celebramos con las personas que han construido el sector de la biomasa en este tiempo compartiendo su experiencia y opinión con los lectores. Puede leer más entrevistas en la sección OPINIÓN

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la Política de Protección de Datos conforme a la legislación vigente y autorizo el tratamiento de los datos personales facilitados