David Pizà es ingeniero de montes y gerente en Aplicacions Energètiques de la Fusta – Enerbío


En su opinión, ¿qué medidas tomadas durante los últimos 10 años han ayudado más a fomentar el uso de los biocombustibles sólidos en España?

El incentivo económico en la instalación de estufas y calderas domésticas y la utilización de energías renovables en instalaciones publicas de nueva creación.

¿Qué medidas legislativas se podrían poner en marcha para potenciar el mercado?

La reducción del IVA sobre los biocombustibles sólidos.

¿Qué riesgos ve para el desarrollo del mercado de biocombustibles sólidos?

La puesta en escena de nevos actores que puedan distorsionar el mercado anteponiendo intereses estrategicos individuales a intereses generales.

Hay voces que señalan que la materia prima para fabricar pellets es escasa, ¿cree que esto es así? ¿cómo cree que se podría movilizar más biomasa de forma sostenible?

La gran mayoria de la materia prima procede del subproducto de empresas de primera transformación. El salto al tronco da un margen muy grande de crecimiento, solo sostenido por la eficiencia de costes en grandes producciones.

¿Cómo ha evolucionado la relación de los productores de pellets y otros biocombustibles con el sector de los fabricantes y distribuidores de equipos de combustión?

La proliferación en los primeros años tanto de productores de pellets como de fabricantes y distribuidores de equipos contrasta con la situación actual, con un grupo más reducido de profesionales que, conociéndose y poniendo su experiencia, valoran las sinergias y colaboraciones dando una imagen más madura del sector.

¿Cree que el consumidor está bien informado sobre la importancia de la calidad del pellet?

No, todavía existe descnocimiento en los sectores más urbanitas.

Llevamos unos años con años muy dispares para el mercado de pellet ¿Cómo piensa que va a ser la próxima campaña de calefacción?

Se prevee interesante; por primera vez en 5 años las expectativas de precio y consumo llegan a los objetivos por los cuales empresas como la nuestra llevan tanto tiempo trabajando.

¿Cómo piensa que va a evolucionar el sector de la fabricación de pellets en los próximos 10 años?

Creemos que la producción de pellet se concentrará en empresas de más capacidad productiva, que siendo competitivas industrialmente puedan tener garantizado el abastecimiento. El factor logístico será clave para optmizar los costes finales.

ENERBÍO

¿Cúando comenzó la actividad su empresa? ¿Cómo era entonces el mercado de la biomasa para energía? ¿Qué expectativas tenían?

Empezó en 2006 gracias a la coyuntura del mercado del cereal, cuyos precios habían alcanzado mínimos históricos y se planteó la posibilidad de utilizarlo con fines energéticos.

Además, las visitas a un incipente mercado francés y el espíritu emprendedor de la empresa, que veía en el sector de la biomasa un gran recorrido con muchas posibilidades, marcaron el comienzo del proyecto.

El mercado en 2006 era prácticamente inexistente, así que el trabajo principal era el de divulgación y difusión, inicialmente dirijido a las administraciones públicas, pieza clave para catapultar el consumo del pellet.

Creímos en el proyecto en todo momento; pese al gran desconocimieto general, nuestras expectativas eran grandes y ambiciosas. Gran parte de la energía con la que empezamos se basaba en la importancia que este proyecto tendría para nuestro entorno.

¿Cuántas toneladas de pellet y/o astilla han fabricado desde entonces? ¿Cómo ha evolucionado la producción en su empresa?

Las toneladas producidas el primer año fueron 60, quizás insignificantes comparado con la producción actual de 37.000, pero de un valor estratégico quizás mayor.

La evolución de la producción ha sido, secuencialmente y en toneladas por año: 60, 300, 600, 900, 1.500, 2.400, 3.500, 4.900, 6.500, 12.000, 19.000, 28.000, desde el año 2006 hasta 2017.

¿A qué tipo de mercado se dirigen: industrial, doméstico, exportación? ¿Cómo ha variado esto a lo largo del tiempo?

Enerbío fabrica su producto dirigido a todos los sectores de consumo, desde una estufa doméstica hasta una gran caldera. Atendemos las necesidades de cualquier vivienda unifamiliar, comunidad de vecinos, empresas e industrias, hoteles, o cualquier otro edificio.

Inicialmente el producto era distribuido a nivel local, pero la evolución del mercado ha hecho que actualmente Enerbío distribuya un 75% del pellet en España y el resto lo exporte a Francia e Italia (15%).

Publicado en BIE 40 · Verano 2018

En 2018, la edición en castellano de Bioenergy International cumple 10 años y queremos celebrarlo con las personas que han construido el sector de la biomasa en este tiempo compartiendo su experiencia y opinión con los lectores. Puede leer más entrevistas en la sección OPINIÓN

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la Política de Protección de Datos conforme a la legislación vigente y autorizo el tratamiento de los datos personales facilitados