Alejandro Mas, SUGIMAT

Alejandro Mas Bosch es CEO y fundador de Sugimat, S.L., empresa que diseña, construye y monta instalaciones para el ahorro de energía.


En su opinión, ¿qué medidas tomadas durante los últimos 10 años han ayudado más a la implantación de la tecnología de biomasa en España?

En los últimos 10 años sí ha habido ayudas desde la administración pública en forma de subvenciones y bonos que han fomentado, indudablemente, la implantación de la tecnología de la biomasa. Sin embargo, esas ayudas han sido tan puntuales que han hecho tambalear ese impulso.

Por suerte, la biomasa es una fuente de energía tan rica e inagotable que ha podido salir adelante a pesar de las fluctuaciones en materia de inversión.

¿Qué se necesita para que la generación eléctrica, la cogeneración y el uso de la biomasa térmica a escala industrial se implanten con solidez en España?

En mi opinión, se necesita una legislación clara y justa que contemple ayudas que permitan acometer este tipo de proyectos.

Se debería apostar por las energías limpias. El coste de esta apuesta debería estar soportado por los sectores que más polucionan empezando por el sector del automóvil (CO2, diésel) y continuando con la valorización de las basuras domésticas y centrales térmicas de carbón.

Hay infinidad de sectores que dañan el medioambiente con el coste que supone para el resto de ciudadanos sin estar gravados por un impuesto que aporte capital en forma de primas a las energías limpias.

Las limitaciones de emisiones son cada vez son más estrictas, ¿cree que esto puede afectar a la instalación de calderas de biomasa de tamaño medio y grande?

Naturalmente que afecta ya que el coste de inversión es superior. No obstante, hay que ser estrictos en cuanto a limitación de emisiones ya que de lo contrario, la fuente de energía es renovable pero no se evita el daño al medio ambiente.

Esto significa que el apoyo estatal a este tipo de energías debería ser cada vez mayor.

¿Qué opina de las certificaciones de calidad de los biocombustibles sólidos?

Creo que las certificaciones de calidad deben existir con el fin de estandarizar dichos combustibles y conocer en todo momento que se va a combustionar para obtener siempre un control más adecuado de las emisiones a la atmósfera.

¿Cómo cree que va a evolucionar el sector en los próximos 10 años?

Esto va a depender de la política de energía que desarrollen los gobiernos como hemos indicado anteriormente.

SUGIMAT

¿Cúando comenzó la actividad su empresa? ¿Cómo era el mercado de la generación de energía con biomasa? ¿Qué expectativas tenían?

Nuestra actividad empezó en el año 1978 en medio de una crisis del petróleo mundial que puso de rodillas a las economías industrializadas y dispararon las cifras de desempleo. En medio de este entorno en el que el combustible fósil era caro, muchas empresas empezaron a mirar de quemar su propio residuo. Y de ahí el origen de la biomasa sustituyendo al combustible fósil.

En Sugimat llevamos 40 años trabajando en este sector y precisamente este año estamos de aniversario. Una trayectoria y un know-how que nos ha convertido en todo un referente en este sector. Sugimat es una empresa valenciana familiar compuesta por una gran familia de 100 empleados.

El mercado de la generación de energía con biomasa ha cambiado mucho en los últimos años. Al principio se quemaba, sobre todo, residuos de las fábricas. Contrachapado, muebles, tablero aglomerado…también residuos de curtidos. Posteriormente, pasamos a quemar otra biomasa como cáscara de almendra, orujillo, hueso de aceituna, paja de arroz, polvo de lijado y orujo de vid.

Nuestras expectativas en aquellos años era convertirnos en algo grande porque competíamos con los mejores. Por suerte, ese sueño que se ha hecho realidad. Queríamos ser los líderes del mercado del fluido térmico en España y lo hemos conseguido.

¿Cuántos equipos han fabricado desde entonces? ¿Sabe qué potencia total se ha instalado gracias a sus equipos en España? ¿Quién es su principal cliente final?

Después de 40 años en este sector podemos decir orgullosos que hemos vendido más de 3.000 instalaciones en más de 27 países repartidos por todo el mundo.

La potencia total vendida durante todo este tiempo es de 3.070 MW (76,75 MW/año aprox.)

Nuestro cliente final son empresas de la talla de Garnica, THEBAULT, Finsa, Joubert Plywood, IST que contemplan sectores MDF y OSB (Oriented strand board).

En sectores químicos y termosolar tenemos clientes como: Abengoa, Elecnor, ACS, FCC, Acciona, Iberdrola, etc…

¿Qué temas se encuentran en el banco de la I+D de su empresa en la actualidad?

Estamos trabajando en la optimización del sistema de combustión de lecho fluido para combustibles no convencionales.

Estamos mejorando los sistemas de combustión para combustibles bajo punto de fusión de cenizas y alto contenido de estas en su composición.

Además, seguimos investigando en nuestro departamento de I+D+i , compuesto por más de 20 ingenieros, para mejorar los sistemas de control de la combustión (ejemplo, la visión artificial) en los diversos tipos de plantas. El objetivo es diseñar equipos y calderas con mayor rendimiento que conlleven menos exigencias en mantenimiento

Publicado en BIE 40 · Verano 2018

En 2018, la edición en castellano de Bioenergy International cumple 10 años y queremos celebrarlo con las personas que han construido el sector de la biomasa en este tiempo compartiendo su experiencia y opinión con los lectores. Puede leer más entrevistas en la sección OPINIÓN

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la Política de Protección de Datos conforme a la legislación vigente y autorizo el tratamiento de los datos personales facilitados