Alberto Gómez Arenas es consejero delegado de Rebi, empresa perteneciente al grupo Amatex.


En su opinión, ¿qué factores han contribuido más a promover la instalación de biomasa en España en los últimos 10 años?

Considero que ha sido el alto precio de los combustibles fósiles el principal motivo. Yo creo que es la única causa por la que desde la iniciativa privada se han producido cambios de calderas y la aparición y conexión a las redes de distribución de calor.

Desde el sector privado echamos mucho en falta los apoyos de las instituciones para el desarrollo de la biomasa, cómo sí ha ocurrido históricamente con otras energías fósiles como el gas.

Las limitaciones de emisiones cada vez son más estrictas, ¿cree que esto puede afectar a la instalación de biomasa? 

Por un lado beneficiará a las energías verdes puesto que la contaminación de los fósiles es más que evidente e inadmisible en el siglo XIX. Pero no me cabe la menor duda de que éste es el único punto en el que tenemos asignaturas pendientes también en la generación de energía térmica con biomasa.

Debemos dedicar todos nuestros esfuerzos, y así lo hacemos en Rebi, a mejorar el tratamiento de los humos cumpliendo las normas mas estrictas que se aplican en Europa y que serían difícilmente mejorables por la competencia.

¿Recomienda el uso de biomasa certificada a su cliente? ¿Garantizan el funcionamiento de la instalación cuando se utilizan biocombustibles no certificados?

Por supuesto que siempre hemos pensado que para dar un compromiso de servicio con garantías ha de usarse un combustible con garantías y esas se ven acrecentadas con una certificación por parte del proveedor.

¿Conoce el sello de certificación de instaladores que promueve AVEBIOM? ¿qué le parece?

Por supuesto que conocemos el sello de Avebiom y nos parece que ha sido fundamental en la mejora del suministro se biomasa. Creemos que en consumidores de tamaño medio o pequeño debería de ser obligatorio, y muy recomendable para los de gran tamaño

¿Cómo piensa que va a evolucionar la instalación de biomasa en los próximos 10 años: ¿pequeñas instalaciones o redes de calor? ¿ESE o instaladores?

Sin duda, nosotros creemos en que el futuro de la energía térmica con biomasa está en la construcción de las redes urbanas de calor.

Nuestra experiencia así lo demuestra y antes que la nuestra ya lo han demostrado nuestros vecinos del norte y centro de Europa.

Cuanto mayor sea la red, más clientes congregará la Comunidad, más contaminación evitaremos, más barata será la energía y más problemas técnicos ahorraremos.

La tendencia se dirige a las granes instalaciones y, a ser posible, desarrolladas por empresas de servicios energéticos que engloben el proceso de inicio a fin como es el caso de Rebi.

La cogeneración a pequeña escala se va implantando en algunos países gracias al apoyo público, ¿cree que esto ocurrirá también en España?

Desde Rebi no tenemos una experiencia en este sector, pero, al igual que ocurre con la generación térmica por la que apostamos con grandes instalaciones y redes de distribución, no dudo de que las pequeñas centrales de cogeneración sean una solución.

REBI

¿Cuándo empezó a realizar instalaciones energéticas con biomasa? ¿Cómo era entonces el mercado de la generación térmica? ¿Qué expectativas tenía con la biomasa?

Desde su nacimiento, a principios del año 1997, el Grupo Amatex dedicado a la transformación de la madera reveló una clara vocación de convertirse en líder de su sector gracias a la fuerte inversión en I+D+i. De la investigación de mercados, de productos, y de la necesidad de reinventar la empresa cada día para seguir creciendo, en 2011 se gesta el gran proyecto Rebi-Recursos de la Biomasa, que convirtió la debilidad en la que se encontraba la esfera maderera en aquel momento de profunda crisis en una gran oportunidad de negocio.

Rebi se ha consolidado como líder en España en la promoción, diseño y explotación de redes de calor con biomasa. La Red de Calor con Biomasa que Rebi ha promovido en la ciudad de Soria es la más larga del país con 28 kilómetros. Proporciona energía térmica para calefacción y agua caliente sanitaria a más de 10.000 sorianos desde el 8 de enero de 2015 y continúa su expansión. La Red de Calor con Biomasa de Ólvega (Soria) fue la primera que desarrolló la compañía.

A continuación el desembarco llegó en Valladolid con la Red de Calor de la Universidad, y ahora le llega el turno a las redes de Aranda de Duero y Guadalajara en plena construcción. Las prospecciones continúan en ciudades como Móstoles, Alcorcón, Palencia, etc.

¿Cuántas instalaciones han efectuado desde entonces? ¿Sabes estimar cuántos kW han instalado con biomasa? ¿Quién es su principal cliente final?

Al finalizar a construcción de las redes de Guadalajara y de Aranda de Duero que están en pleno desarrollo, estaremos hablando de en torno a 90 megavatios instalados que dan servicio a comunidades de propietarios y a edificios públicos de las diferentes administraciones. Rebi comenzó su actividad dedicada al cambio de salas de calderas y su transformación a calderas de biomasa y también a pequeñas redes de calor, pero su modelo ha derivado en la actualidad solo y únicamente a grandes instalaciones térmicas.

Además de biomasa, ¿integran en sus proyectos otras energías o medidas para mejorar la eficiencia de la instalación?

El caso de Rebi en la actualidad es singular ya que solo realizamos redes de calor con la biomasa como combustible. Bien es cierto que tenemos duplicados los sistemas de generación ya que los equipos de las salas de calderas de nuestros clientes se mantienen operativos en caso de que sufriéramos una emergencia, lo que significa que el doble sistema de seguridad nunca deja sin abastecimiento a los usuarios.

En el interior de nuestras centrales de generación, estamos colocando recuperadores de calor de los gases de escape y contamos en todos los casos con grandes depósitos de inercia de entre 4000 y 6.000m3 de agua a más de 93ºC, con lo que las calderas siempre funcionan al máximo rendimiento y, preferiblemente, en las tarifas eléctricas de horas valle.

Publicado en BIE 41 · Otoño 2018

En 2018, la edición en castellano de Bioenergy International cumplió 10 años y lo celebramos con las personas que han construido el sector de la biomasa en este tiempo compartiendo su experiencia y opinión con los lectores. Puede leer más entrevistas en la sección OPINIÓN

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la Política de Protección de Datos conforme a la legislación vigente y autorizo el tratamiento de los datos personales facilitados