El informe estadístico anual de Bioenergy Europe resalta la importancia de la bioenergía dentro de la Directiva de Energía Renovable -REDII- recién aprobada por el Parlamento Europeo

Tres días después de la aprobación de la Directiva de Energía Renovable (REDII) por el Parlamento Europeo -el mayor esfuerzo legal de la UE para promover la energía renovable en los estados miembros en 2030-, Bioenergy Europe (antes AEBIOM) ha presentado su informe anual en Hanover, Alemania, durante la conferencia European Bioenergy Future 2018 celebrada junto con EnergyDecentral.

El informe incluye estadísticas actualizadas para ayudar a comprender la relevancia de la bioenergía dentro de la directiva y más allá.

Uno de los datos destacados es que el 83 % de la energía que consumen los europeos proviene de fuentes fósiles, en gran parte importadas.

Solo esto representa para la Unión Europea (UE) un enorme reto, tanto medioambiental como económico, en su ambición de reducir a cero las emisiones netas de CO2 para 2050.

La mitad del consumo de energía de la UE se destina a calefacción y refrigeración

Según Bioenergy Europe, la directiva traza un camino correcto hacia el horizonte 2050 al poner el foco en el sector de la calefacción y refrigeración.

Sin embargo, en la actualidad el 81 % del calor que utilizan los hogares europeos, edificios públicos y fábricas se produce con combustibles fósiles, destacó Cristina Calderón, directora de análisis de mercado en Bioenergy Europe. Solo en el ámbito residencial, el 76 % de la calefacción todavía se cubre con combustibles fósiles.

Hasta ahora, la “burbuja de Bruselas” ha centrado su atención en lograr electricidad “verde” pero, según Bioenergy Europe, los esfuerzos para hacer más renovable la producción de electricidad deben ir acompañados de, al menos, la misma determinación en la descarbonización de calefacción y refrigeración: mientras que la cuota de fuentes renovables en la producción de electricidad es del 30 %, en la generación de calor estamos en tan solo el 20 %.

Las tecnologías de generación de calor directo, como las modernas y eficientes estufas y calderas de biomasa y las redes de calor, se han demostrado ya como parte de la solución: el 87 % del calor renovable se produce con biomasa y se debe seguir promoviendo.

Los bosques europeos crecen a una velocidad de un campo de fútbol por minuto

La directiva también toma medidas para garantizar que la bioenergía se produce de forma sostenible. El suministro seguro y legal de madera previsto garantizará una adecuada regeneración de los bosques y preservará o mejorará su capacidad de producción.

Estas medidas se basan en el alentador estado del contexto forestal: los bosques de la UE-28 crecen a un ritmo de campo de fútbol por minuto, lo que equivale a un aumento total de las existencias forestales del 32 % durante el último cuarto de siglo.

Además, mientras que el consumo de bioenergía se ha duplicado desde 2000, la proporción de los aprovechamientos de madera destinados a energía aumentó en tan solo el 4 % en los últimos 16 años.

En comparación con el incremento de 1 a 5 en los aprovechamientos para usos industriales de la madera, este dato constituye una “prueba” más de que, al contrario de cómo se empeñan los detractores de la bioenergía, los bosques europeos no se manejan específicamente con fines energéticos.

Esto sugiere la existencia de un mercado de materias primas forestales en el que la capacidad de pago sea el mecanismo en cascada por el que se rige sin que sea necesaria una regulación específica de los usos finales.

Descarga gratis el Informe estadístico de Bioenergy Europe

Alan Sherrard/Bioenergy International

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la Política de Protección de Datos conforme a la legislación vigente y autorizo el tratamiento de los datos personales facilitados