Por circunstancias inesperadas pero bien resueltas, Madrid se convertirá en la sede de la próxima cumbre del clima, la COP25, ofreciéndonos la oportunidad única de poder escuchar de cerca a los responsables de energía y medio ambiente de la gran mayoría de países del mundo.

Tenemos delante una excelente ocasión para dar la visibilidad que se merece al sector de la biomasa, el que más energía primaria aporta a escala global pero que en España no está tan desarrollado como en otros países de Europa y del mundo.

Pero, ¿cómo aprovechar esta singular ocasión para impulsar al sector de la biomasa?, ¿qué y cómo podemos aportar durante los intensos días de trabajo que se aproximan desde nuestro ámbito?

Con los políticos buscando alianzas y trazando pactos tras las últimas elecciones para salir de la parálisis operativa de estos meses, el escenario de la COP25 puede ayudarnos a poner sobre la mesa, y darle notoriedad, un plan de desarrollo de la biomasa ambicioso tanto para la generación térmica como de electricidad.

El desarrollo de ambos sectores es necesario y sinérgico: aumenta la eficiencia y rentabilidad de los aprovechamientos forestales y la creación de empleo de calidad, fundamentalmente en las zonas rurales más castigadas por la despoblación.

Los distintos gobiernos siguen centrándose en fomentar las tecnologías solar fotovoltaica y eólica, que está muy bien, pero se olvidan de la biomasa o no acaban de comprender la importancia que tiene, tanto desde la óptica energética, que es enorme, como social por su capacidad de dinamización del entorno rural.

Por lo tanto, aprovechemos la celebración de la COP25 en Madrid para procurar que nuestros responsables políticos entiendan hasta qué punto la biomasa es importante en la lucha contra el cambio climático.

Que vean cómo otros países -Suecia, Dinamarca o Alemania-, han apostado por la bioenergía para reducir el consumo de combustibles fósiles y tomen conciencia de lo que podríamos hacer en España gracias a las ingentes cantidades de biomasa con las que contamos, tanto de origen forestal como agrícola, y cuya movilización solo precisa de voluntad y un plan decidido.

Aprovechemos esta oportunidad para lograr el reconocimiento que nuestro sector se merece y así aportar todo el potencial de mitigación del cambio climático que conlleva la sustitución de combustibles fósiles por biomasa.

La COP es el órgano de decisión supremo de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre cambio climático (UNFCCC por sus siglas en inglés). Se celebra en Madrid del 2 al 13 de diciembre y participarán 196 naciones más la Unión Europea

 

Editorial de Javier Díaz en Bioenergy International de Otoño 2019 – BIE45

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la Política de Protección de Datos conforme a la legislación vigente y autorizo el tratamiento de los datos personales facilitados