¿Cómo aumentar el número de instalaciones térmicas con biomasa en edificios públicos? Este fue el eje principal del Congreso de Bioenergía organizado el 13 de diciembre por AVEBIOM y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha y celebrado en el Museo de la Paleontología de Cuenca.

Entre los 200 asistentes al Congreso, gran presencia de alcaldes, concejales y técnicos municipales. Las ponencias suscitaron gran interés; sobre todo las relativas a obtención de financiación y redacción de pliegos de contratación, asuntos muy técnicos que en ocasiones pueden frenar la materialización de proyectos.

Financiar proyectos

Encontrar la adecuada vía de financiación de proyectos es fundamental. A veces, las entidades públicas no conocen o encuentran dificultades para acceder a interesantes posibilidades de financiamiento para instalaciones de biomasa.

Jesús Bragado, de SOMACYL (Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León), detalló los pasos a seguir para optar a financiación del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y Banco de Desarrollo del Consejo de Europa (CEB).

SOMACYL promueve la implantación de instalaciones y redes de calor con biomasa en el ámbito público, incluyendo la auditoria inicial, el proyecto y la ejecución y explotación de la instalación. El BEI y el CEB son las principales entidades financiadoras en las que se apoya.

Pasos para pedir préstamos

¿Cómo pueden entidades públicas como ayuntamientos o empresas públicas solicitar préstamos con el BEI y el CEB?

1º.- Establecer contacto con el BEI o el CEB. Estos organismos trabajan con las comunidades autónomas, así que el primer paso es contactar con la consejería de Hacienda y explicar la iniciativa. Los proyectos necesitan un aval de la comunidad autónoma. Éstas tendrán formalizadas operaciones??

2º.- Definir el tipo de proyecto. Es necesario describir las mejoras que aporta la ejecución del proyecto. En el caso de instalaciones de biomasa serían reducción de emisiones, creación de empleo y ahorros obtenidos por el usuario.

Los proyectos de biomasa se sitúan claramente dentro de algunos de los ámbitos de actuación que estas entidades financieras pretenden desarrollar: mejora del medio ambiente, ahorro energético o energías renovables.

Los proyectos se clasifican en tres tramos en función de su “tamaño”: de menos de 25 millones de inversión (agrupables) ; de 25 a 50 millones y de más de 50 millones.

3.- Preparar la memoria. Debe incluir el plan económico financiero que demuestre la viabilidad del pago de la deuda, cronograma e indicadores de seguimiento, entre otros. Según Jesús Bragado, este documento es vital para una aumentar las opciones de ser elegido y aprobado.

4.- Remitir la memoria al Banco para que verifique que es una actuación elegible y pueda empezar a definir las condiciones de concesión del préstamo. Según los casos, BEI y CEB aportan entre el 50 y el 75% de la inversión.

El período aproximado de tramitación según Jesús Bragado supera los 12 meses.

Condiciones del préstamo

El período de los préstamos oscila entre 15 y 20 años. El de carencia puede llegar a 5 años. Se dispone en tramos de cuantía mínima (de 6 a 10 M€ ) y un plazo de 36 meses para la última disposición –aunque es posible alargarlo cuando se prevén retrasos-. Estos tramos de disposición funcionan como préstamos independientes. El tipo de interés puede ser fijo o variable.

Un modelo de contratación de servicios energéticos para entidades públicas

Marta Gudiol, jefa de Unidad del Plan de Eficiencia Energética del ICAEN, resaltó que el objetivo es que las entidades públicas ahorren en su factura energética y económica pero, sobre todo, que mejoren la eficiencia energética.

El Instituto Catalán de la Energía (ICAEN) ha definido un modelo de pliego para la contratación de servicios energéticos por parte de la administración pública.

El contrato contempla dos conceptos de forma independiente: el servicio de eficiencia, que se paga con los ahorros obtenidos; y el mantenimiento de la instalación, que se paga en la forma habitual. Las penalizaciones por incumplimiento de un concetpo solo afectan a dicho concepto.

Para valorar adecuadamente las ofertas se utiliza el ahorro como un único criterio de comparación. Éste se compone de los valores actuales de coste de mantenimiento, consumo de energía y consumo de agua.

Se establecen máximos y mínimos para el ahorro con el objetivo de evitar ofertas que comprometan la eficiencia o el confort.

El adjudicatario debe presentar un plan de medida y verificación que es revisado anualmente por una ingenieria externa. Para evaluar el ahorro se comparan los consumos conseguidos con los que se hubieran obtenido de no haber realizado las mejoras en ese mismo año.

Un caso de éxito en la Montaña Alavesa

Ángel Marcos Pérez de Arrilucea, presidente de la Junta Administrativa de Sabando y representante de la Asociación de Desarrollo Rural Izki, relató los pormenores del proyecto.

Un pequeño pueblo de 40 habitantes situado en la comarca Montaña Alavesa ha conseguido instalar, hace 5 años, una red de calor con biomasa y hacerla funcionar con éxito hasta hoy.

Convencer a los primeros vecinos de las ventajas de instalar una red de calor fue el primer paso. Obtener la financiación, el siguiente. El gobierno vasco dotó del 80% a través de una línea de fondos públicos para el desarrollo rural.

La Junta Administrativa se constituyó como empresa pública para ofrecer el servicio de calor a los vecinos y recuperar el IVA del 20% restante de la inversión -650.000 € en total-.

De esta manera lograron cubrir el 95% de la inversión y situar la deuda en 25.000 €, una cantidad “bastante aceptable”, según Ángel Marcos, para un período de carencia de 10 años.

La gestión óptima de la materia prima ha sido fundamental para lograr la continuidad del proyecto. Utilizar los recursos propios –biomasa de haya y roble- ha sido siempre un objetivo claro, pero hasta el tercer año no dieron con la mejor forma de valorizarlos: cortar en primavera, acopiar en campa, triturar en verano y secar al aire hasta septiembre hasta el 30% de humedad.

La red da energía ya a todos los vecinos y les proporciona ahorros cercanos al 60% en comparación con el gasóleo. Ahora, todos contentos, concluye Ángel Marcos.

Argumentos a favor de la bioenergía

El decano del Colegio de Ingenieros de Montes en España, Eduardo Rojas Briale, realizó un apasionado repaso de las sinergias de la bioenergía con la protección del medio ambiente, la autonomía energética e incluso la defensa de los valores democráticos.

Aprovechar la biomasa forestal reduce la carga de biocombustible en los bosques. De esta manera aumenta su resiliencia frente a los incendios y la biodiversidad y mejora la calidad del paisaje y el rendimiento hídrico de las cuencas.

Eduardo Rojas destacó el valor democrático de la bioenergía: además de ser una importante creadora de empleo, sus agentes económicos son pymes, muy ligados a la clase media, sustento de la democracia de un país. Por el contrario, las energías fósiles están controladas por grandes corporaciones que tienden a concentrar la riqueza en pocas manos.

La bioenergía ofrece un nivel tecnológico asequible y modulable a diferencia de otras energías renovables. Además, forma parte de la bioeconomía, un concepto más amplio que el de economía circular, muy ligado al sector de los combustibles fósiles.

Cuánta biomasa podemos aprovechar

Cada año la biomasa aumenta en 45 millones de m3 según el Inventario Forestal Nacional (IFN). Pero solo aprovechamos 18 millones de m3.

Según el decano de Montes, España podría aprovechar de forma sostenible más del 60% de este crecimiento. Esto supondría alrededor de 9 millones de m3 más cada año, la mayor parte para valorización energética por no tener calidad suficiente para otros usos.

Aunque, obviamente, la biomasa forestal no podrá cubrir toda la demanda térmica del país, acercarnos a este porcentaje de aprovechamiento conllevaría la creación de 10.000 empleos, la reducción de las importaciones de petróleo en un 10% y un aumento del 0,1% del PIB nacional.

Los planes de ordenación de los montes serán documentos vitales para garantizar la sostenibilidad de los aprovechamientos, aseguró el decano. En esta línea insistió en la necesidad de priorizar los suministros de proximidad y la generación térmica o la cogeneración frente a la producción exclusivamente de electricidad.

Certificación vs norma

Pablo Rodero, responsable de las certificaciones ENplus® y Biomasud en AVEBIOM, explicó las diferencias entre los biocombustibles que cumplen un estándar o norma y los que están certificados.

Es recomendable que los consumidores públicos soliciten siempre la certificación al productor, única garantía de calidad constante del producto y el proceso de fabricación.

Norma o estándar: documento que contiene una clasificación de biocombustibles por sus características.

Certificación: documento que acredita que un productor fabrica conforme a una norma de calidad. La certificación es realizada por una entidad independiente e incluye al menos una auditoría al año. Garantiza, además, un sistema de reclamación para el consumidor.

Videos de las ponencias y más información en www.congresobioenergia.org

 

 

 

 

El presidente de AVEBIOM entregó el galardón a la directora del organismo, Raquel Ramos, que estuvo acompañada por el investigador Luis Saúl Esteban.

Premio a 30 años de dedicación a la bioenergía

El Centro de Desarrollo de Energías Renovables (CEDER-Ciemat) recibió la última edición del premio Fomenta la Bioenergía por su labor de investigación y desarrollo de la bioenergía durante los últimos 32 años.

Raquel Ramos aseguró que el centro “ha contribuido a que las palabras ‘biocombustible’ y ‘bioenergía’ hayan entrado en nuestro lenguaje coloquial como una fuente de energía fiable y madura”. También nombró alguno de los proyectos más relevantes, como la plataforma Bioraise para la evaluación de recursos de la biomasa y el sello Biomasud, que certifica la calidad de los biocombustibles mediterráneos. También defendió los cultivos energéticos para generar biocombustibles y como oportunidad para revitalizar las zonas rurales en despoblamiento.

Ponentes

 

Miguel Ángel Pamplona, de INNERGY, repasó los avances tecnológicos de los últimos 20 años para llegar a las modernas redes de calor con biomasa: mayor automatización y mejora de la eficiencia; mayor compacidad de los equipos sin renunciar a la robustez; reducción de los consumos eléctricos (ventiladores, bombas, grupos hidráulicos…).

Destacó 3 instalaciones clave en la historia de los district heating en España: la pionera red de Cuéllar, en Segovia, inaugurada en 1998; una singular red de aceite térmico de alta temperatura en el polígono industrial de Berga, en Barcelona; y la red de la Universidad de Valladolid.

Ponencia de Miguel Ángel Pamplona. VIDEO

Francisco Ramón López Serrano, Profesor Titular de la Escuela de Agrónomos y Montes de Albacete, opina que el precio de la madera en pie debería ser superior para que el propietario tenga interés en movilizar sus recursos. Señaló la necesidad de ir hacia un suministro de origen local, en tanto que más del 60% de las emisiones en el ciclo de vida de la biomasa son debidas al transporte.

Eduardo Naranjo Pastor, jefe de producción en la fábrica de pellets ERTA, explicó en detalle todo el proceso productivo de la planta, ubicada en Tarazona, Albacete. Cuentan con diferentes sistemas de calidad: acreditación ENAC ISO9001 e ISO14001; Certificación PEFC de la cadena de custodia de las materias primas; y Certificado ENplus® de calidad del pellet.

Ponencia de Francisco López. VIDEO

Ponencia de Eduardo Naranjo. VIDEO


Óscar Cela, ingeniero industrial y director técnico de Calor ERBI, explicó las ventajas de las salas de calderas modulares en contenedor para instalar pequeñas redes de calor, de hasta 500 kW, en municipios remotos o aíslados, normalmente en el medio rural.

Presentó los resultados anuales de tres instalaciones que llevan más de 10 años funcionando, con ahorros cercanos al 50% en comparación con el gasóleo. Esta solución apenas causa molestias durante su instalación, es rápida y no detrae espacio en ningún edificio y permite ampliaciones o cambios de ubicación fácilmente.

Ponencia de Óscar Cela. VIDEO

Alberto Gómez, consejero delegado de REBI, contó su experiencia en la instalación de redes de calor privadas de gran escala en distintas ciudades de España. Buscan lugares con condiciones para este tipo de instalación –bloques de viviendas, con calefacción central…- y donde la administración local de el visto bueno a la obra con rapidez.

Hay que ser muy perseverante, asegura, para convencer a una comunidad de vecinos. Contestar a las preguntas de los vecinos más suspicaces es un entrenamiento sin igual para acometer con éxito nuevos proyectos. El dimensionamiento de una red debe contemplar ampliaciones futuras, pues mucha gente se anima a conectarse cuando ve la zanja pasar cerca de su vivienda.

Ponencia de Alberto Gómez. VIDEO

Ponentes

Todos los videos y ponencias en www.congresobioenergia.org

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la Política de Protección de Datos conforme a la legislación vigente y autorizo el tratamiento de los datos personales facilitados