La Comisión Europea aprueba 320 millones de euros para promover la generación de energía con biomasa en Portugal y luchar contra los incendios forestales.

La Comisión Europea apoya el plan de Portugal para promover la construcción de instalaciones para generación de energía con biomasa cerca de áreas forestales con alto riesgo de incendios.

Las nuevas instalaciones podrán generar solo electricidad o calor y electricidad en cogeneración (CHP). El objetivo de la medida es incentivar a los propietarios forestales para que mantengan correctamente sus bosques.

Dar valor a los subproductos del aprovechamiento forestal en forma de biomasa para producir energía contribuirá a prevenir los incendios forestales en Portugal, han destacado desde la Comisión.

La ayuda se otorgará a las instalaciones seleccionadas en forma de prima regulada (FIP) por kWh producido más otra cantidad en concepto de prima medioambiental, conocida como PDIF, vinculada al uso de biomasa procedente de estas áreas forestales “críticas”.

El programa tendrá una duración de 15 años y un presupuesto de alrededor de 320 millones de euros que se financiará a través de un aumento de las tarifas de energía.

La Comisión concluyó que la medida cumple con los requisitos de las Directrices de 2014 sobre ayudas estatales para la protección del medio ambiente y la energía, ya que ayudará a Portugal a aumentar la proporción de electricidad producida a partir de fuentes renovables. De esta manera se acercará a sus objetivos climáticos, en línea con los objetivos medioambientales de la UE, sin falseamiento indebido de la libre competencia. La Comisión también cree que la medida está en línea con las Directrices agrícolas 2014-2020 que afectan a la componente medioambiental PDIF de la prima.

En 2006 el Gobierno portugués sacó a concurso público la construcción de 15 centrales termoeléctricas con biomasa forestal. El objetivo era alcanzar 250 MW y crear entre 500 y 1000 puestos de trabajo nuevos con una inversión de 500 millones de euros. Para su ubicación se eligieron las regiones con mayor disponibilidad de biomasa forestal y elevado riesgo de incendio. En 2010 visitamos una de las pocas centrales que finalmente se construyeron: PALSER en Serta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

He leído y acepto la Política de Protección de Datos conforme a la legislación vigente y autorizo el tratamiento de los datos personales facilitados