Un reciente informe sobre el sector energético preparado por un comité de “expertos” para el ministro Nadal ha repartido, en mi opinión, una de cal y otra de arena para la bioenergía.

Arena y electricidad

Comienzo con la de arena, que tiene que ver con la generación eléctrica con biomasa y me produce gran preocupación: ¿cómo es posible que el informe deje de lado esta pata fundamental para lograr un sector energético diversificado y renovable en nuestro país?

La verdad, dudo de que sus autores sean conscientes de las implicaciones que tiene relegar una tecnología madura, capaz de sustituir con garantías miles de MWe producidos con combustibles fósiles y aportar gestionabilidad al sistema eléctrico.

A esto se añaden otras ventajas, como la revalorización de una parte importante de la producción de nuestros bosques y campos de cultivo que conlleva la creación de miles de empleos y la realización de inversiones en las zonas rurales, tan necesitadas de actividad.

Hoy en día, cuando se habla tanto de la despoblación rural, dejar escapar esta oportunidad es, cuando menos, insolidario con el mundo rural, abandonado por los políticos desde hace tiempo y solo recordado cuando llegan las elecciones.

Apostar por la generación eléctrica con biomasa crearía, sin duda, un tejido empresarial tractor de la economía y el empleo en las zonas rurales.

La generación de electricidad con biomasa ha sido tradicionalmente el “patito feo” de las energías renovables; ningún equipo de Gobierno ha valorado nunca la enorme capacidad de sustitución de los combustibles fósiles que atesora la biomasa y los objetivos han sido, por tanto, poco ambiciosos, e incluso ridículos, a pesar de la ingente cantidad de biomasa que existe en nuestro país.

Esto, unido al varapalo a las renovables propinado por el RD 1/2012, nos mantiene aún sumidos en un pozo del que solo saldremos cuando un Gobierno valiente tome las medidas oportunas y necesarias para activar nuestro sector; así podríamos lanzar los 8.000 MWe que España es capaz de generar con biomasa.

Cal y energía térmica

Y la de cal tiene que ver con la generación de energía térmica con biomasa. Este mismo informe muestra sus enormes posibilidades en los sectores residencial e industrial y, muy importante, apuesta por promover las redes de calor con biomasa en las grandes ciudades; una muy buena solución para abastecer de calor y ACS a bloques de viviendas y retirar así multitud de chimeneas contaminantes procedentes de la combustión de carbón, gasóleo y otros combustibles fósiles.

El grado de penetración de la bioenergía es cada día mayor y datos como que el 12% de la calefacción de nuestros hogares se genera con biomasa nos animan a seguir trabajando por el desarrollo del sector. Sin duda, la popularización de las redes de calor con biomasa nos hará avanzar más rápido en número de viviendas que se suman a esta fuente de energía local y renovable.

Para seguir en la senda del crecimiento, volvemos a convocar a todos los profesionales en la feria EXPOBIOMASA, una de las acciones más importantes de la Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa. La 12ª edición tendrá lugar en Valladolid los días 24, 25 y 26 de Septiembre de 2019, y en ella esperamos a más de 500 expositores y a miles de visitantes profesionales, ávidos de conocer los últimos avances tecnológicos de nuestro pujante sector.

 

Editorial en BIE 39 – primavera 2018

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.