El fabricante sueco Mondi ha diseñado un saco de papel para pellet que garantiza las mismas propiedades que los de plástico y que no requiere sustituir el equipo de ensacado en fábrica.

Una de las preocupaciones del consumidor final doméstico es que el pellet no se eche a perder cuando los sacos deben permanecer en el exterior expuestos a la lluvia y otros elementos. Parece que el papel en este caso no sería la mejor solución, pero…

“Estamos acostumbrados a encontrar en el supermercado todo tipo de alimentos frescos –leche, zumos, etc- envasados en cartón o papel con revestimiento de barrera”, razona Pär Dahlqvist, jefe de desarrollo comercial en Mondi Örebro, para despejar cualquier duda sobre la capacidad del saco que fabrican.

El revestimiento de barrera es un proceso que permite recubrir el papel con otros materiales como polímeros o láminas de distintas clases que le confieren propiedades específicas para albergar y proteger un producto concreto.

“En Suecia, el nuevo saco, que se llama SKOG –“bosque”, en sueco-, se encuentra en la misma categoría de reciclaje que los briks de leche y otros cartones”, asegura David Karlsson, jefe de suministro en la empresa.

Apto para ensacadoras FFS

Mondi Örebro, en Suecia, es una de los 5 fábricas más grandes del Grupo Mondi en Europa de revestimientos por extrusión para las industrias papelera y de transformación alimentaria, farmacéutica, etc.

Algunos de sus clientes utilizan instalaciones ensacadoras FFS –“form, fill and seal”, en español: formar, llenar y sellar-, integradas en sus cadenas de producción con estrictas condiciones higiénicas.

“El proyecto comenzó 3 años atrás cuando buscamos otros sectores que utilizaran recursos naturales para elaborar sus productos finales y a los que pudiéramos presentar nuestra solución de embalaje renovable”, explica Karlsson.

Mondi tiene en Suecia una planta papelera y de pasta de celulosa donde produce 260.000 toneladas anuales de papel Kraft para sacos.

El pellet es uno de esos productos, y tras estudiar su mercado y naturaleza en profundidad, Mondi presentó su primer modelo a un potencial cliente –un destacado productor nórdico de pellet y cama para animales- a principios de 2015. A finales de octubre, mejorado con las aportaciones del cliente, se lanzó, listo para comercializarse, el primer saco revestido de esta clase en el mundo, el “Mondi SKOG”.

“Los fabricantes de equipos FFS también fueron consultados para comprobar de qué manera se podía utilizar el nuevo papel revestido en sus máquinas con los menores ajustes posibles”, destaca Karlsson.

Mondi sacos pellets de papel 2_mini

Revestimiento de doble cara

De forma resumida, la producción en Mondi Örebro comienza con la selección de una bobina de papel Kraft de una calidad determinada que se introduce en la línea de extrusión del revestimiento, donde se desenrrolla e imprime, de manera opcional, la información que el cliente desea que aparezca en el saco y se aplica el revestimiento en una o ambas caras del papel antes de volver a enrrollarse para ser entregado al cliente listo para que éste lo introduzca en su línea de producción.

El recubrimiento interior presenta buenas propiedades de estanqueidad y la capa exterior protege contra la humedad y los rayos solares. El fabricante garantiza una protección igual a la que proporciona una bolsa de plástico convencional.

Ventajas adicionales

Los sacos de papel tienen ventajas adicionales frente a los de plástico, como su mayor estabilidad durante el paletizado y transporte. Esto se traduce en mayor seguridad durante el apilado y manipulación de los sacos al salir de la ensacadora, durante el transporte y descarga de los palets, y cuando se retiran los sacos del palet una vez abierto.

“La estabilidad se debe a la fricción y a la gran capacidad del papel para cambiar de forma”, explica Dahlqvist, que afirma que la bolsa de papel es muy cómoda para el usuario final. Se puede abrir con las manos, sin ayuda de tijeras o similar; el contenido se puede verter con facilidad y se puede doblar cuando se vacía ocupando mucho menos espacio que los sacos de plástico.

En todo caso, el polímero utilizado para recubrir el saco es de origen fósil. La empresa está trabajando activamente en la búsqueda de un biopolímero alternativo para lograr un producto 100% renovable, reciclable y sostenible, sostiene Pär Dahlqvist.

Alan Sherrard/Bioenergy International

@bioenergyintl

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.