Un hotel de Vizcaya instala una red de calor de 300 kW con tres calderas de condensación Biocurve BCH100 conectadas en cascada para suministrar agua caliente y calefacción a los tres edificios del complejo.

El Hotel Amalurra es un complejo vacacional ubicado en Artzentales formado por 3 edificios que obtenían la energía térmica mediante varias calderas de propano. Ingem Energía junto a BioCurve han diseñado una instalación con un impacto ambiental mínimo en su construcción y funcionamiento.

Las calderas BioCurve garantizan un elevado rendimiento del 105%, por lo que reducen significativamente el consumo y, por tanto, las emisiones.

Para limitar el impacto de la obra civil y acelerar los tiempos de instalación, la sala de calderas y su silo de pellet se han colocado dentro de dos contenedores marítimos superpuestos y recubiertos de un cerramiento de madera. Esta “unidad térmica enlatada” solo necesita ser conectada una vez situada en su emplazamiento definitivo: un “plug & play” en toda regla. La calefacción de propano existente no se vió afectada y pudo continuar dando servicio mientras se realizaba la conexión del nuevo centro de biomasa. El tamaño compacto de las calderas posibilita albergar varios equipos en la sala, permitiendo dosificar la energía y maximizar su eficiencia.

En el contenedor inferior se sitúa la sala de calderas y en el superior se dispone el silo de pellet desde el que se alimentan las calderas por gravedad a través de 3 sinfines independientes. La carga de pellets a este contenedor se realiza desde un camión neumático a través de dos bocas conectadas al silo. Este sistema es rápido y cómodo por su gran accesibilidad para los camiones. Además, la estanqueidad del contenedor garantiza que el pellet se mantenga seco y en buenas condiciones.

Para lograr que el conjunto fuera visualmente agradable se revistió el exterior de los contenedores con madera.

Gracias a las calderas de condensación, gestionadas por un autómata, y a la utilización de bombas de caudal variable la red garantiza un elevado rendimiento, adaptándose a las necesidades de demanda.

El autómata gestiona el encendido de cada caldera en función de la demanda, además de controlar toda la instalación a través de Internet, lo que permite ajustar en tiempo real el funcionamiento del conjunto.

Con un software sencillo e intuitivo ofrecido por BioCurve el usuario puede acceder a diario al estado de los equipos así como a un control básico de los mismos.

Datos técnicos

  • Fecha de instalación: enero de 2016
  • Diseño e instalación: INGEM ENERGÍA, S.L.
  • Ubicación: Hotel rural Amalurra – Artzentales, Bizkaia.
  • Tipo de construcción: 2 contenedores marítimos de 20 pies, superpuestos.
  • Dimensiones: 2,5 x 6 m x 6 m
  • Acabado: Madera vista con tratamiento para exterior.
  • Capacidad de almacenamiento de pellet: 19 Tm.
  • Peso total de la instalación: 4,5 Tm.
  • Unidades térmicas: BIOCURVE BCH100
  • Potencia útil: 300 kW (3 x 100 kW)
  • Rendimiento nominal: 105,3% a 101,8%
  • Tª humos: 39º / 37º
  • Rango de ajuste de Tª: 27º – 80º
  • EN 303-5: 2012 Clase 5
  • Comunicación IP Ethernet estándar

Más información en www.biocurve-heating.com

Publicado en BIE nº32

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.