Como cada trimestre, AVEBIOM elabora el índice de precios de la biomasa (IPB) con los datos actualizados para pellet de madera, astilla y hueso de aceituna a cliente final.

Pellet de madera

En el caso de los pellets de madera, los precios en el cuarto trimestre de 2017 han variado poco en todos los formatos excepto en el granel en cisterna, que registra una variación más significativa. El precio del saco subió un 0,8%, el del palet un 0,6% y un 0,7% el del camión completo. Sólo sube en mayor proporción el del granel en cisterna, un 1,6%.

La mayoría de las empresas consultadas no han modificado sus precios desde el trimestre anterior. La campaña ha empezado bien, gracias a la aparición del frío y a que se han reducido las importaciones de pellet doméstico desde Portugal, más centrado ahora en el mercado industrial.

Si la situación se prolonga demasiado provocará un alza en los precios cuando los stocks empiecen a menguar. No se esperan en ningún caso subidas alarmantes pues los precios en España siguen por debajo de los países vecinos y se han mantenido 2 años anormalmente bajos como se comprueba al analizar el histórico de datos.

Por ejemplo, el precio medio anual en saco: 4,24 €/saco (2013); 4,35 €/saco (2014); 4,21 €/saco (2015); 3,93 €/saco (2016) y 3,92 €/saco (2017).

Los precios medios a consumidor final incluyen el 21% de IVA y un transporte medio de 200 km en formato a granel. Se han solicitado precios de pellet en tres formatos diferentes: sacos de 15 kg, palet de sacos (€/tn) y precio del pellet a granel (€/tn); y se consideran las clases A1 y A2, correspondientes a la norma ISO 17225-2.

Los precios se expresan en €/tn y c€/kWh; esta última unidad de medida facilita las comparaciones con los costes de combustibles fósiles como el gasóleo o el gas natural. Para calcular el coste por contenido energético se ha considerado un poder calorífico del pellet de 4100 kcal/kg (4,76 kWh/kg).

El transporte se ha calculado con los coeficientes publicados por el “Observatorio de costes del transporte de mercancías por carretera en octubre de 2017”, publicado por el Ministerio de Fomento.

Para obtener los valores medios se han desechado valores extremos que distan de la media más de 3 veces la desviación típica.

Hueso de aceituna

En cuanto al hueso de aceituna, el precio del saco ha bajado un 1,9% y un 1,0% el del palet completo. En cuanto a los graneles, el precio de la tonelada en camión volquete se mantiene exactamente igual mientras que el de la cisterna sube un 1,1%.

Ya se sabe que la campaña va a ser corta, con una estimación a la baja de entre un 20 y 30% respecto a los valores normales de producción. Esto afectará sin duda al mercado de pellets, que verá aumentar la demanda.

Es probable que el precio del hueso suba en los siguientes trimestres, dependiendo del stock acumulado.

En el caso del hueso, los formatos de venta muestreados son los mismos que los del pellet de madera salvo el saco, que para este biocombustible varía con frecuencia de peso. También se establece un transporte medio de 200 km para los graneles.
Se han considerado las clases A1 y A2 de la norma española para el hueso, UNE 16403, o su equivalente en la certificación BIOmasud, clase A, y se han solicitado precios para el trimestre actual.

Para calcular el coste por contenido energético se ha considerado un poder calorífico del hueso de aceituna de 4100 kcal/kg (4,76 kWh/kg).

Astilla de madera

En lo que respecta a la astilla, los precios se mantienen prácticamente igual que en el tercer trimestre con un ligero descenso del 0,2%.

La mayoría de los distribuidores consultados continuan con las tarifas de trimestres anteriores.

La tendencia de los últimos años permite observar que el precio se ha mantenido muy estable: precio medio anual 106,58 €/ton (2014); 109,27 €/ton (2015); 110,28 €/ton (2016) y 109,57 €/ton (2017).

Se han considerado los tipos normalizados A1 y A2 según la norma ISO 17225-4, con humedad inferior al 35% y granulometría P31,5 – P45 (G30 de la antigua Önorm). En este caso, se ha considerado un transporte de 100 km.
Para calcular el coste por contenido energético se ha considerado un poder calorífico de la astilla de 3800 kcal/kg (4,42 kWh/kg).

Pablo Rodero y Virgilio Olmos/AVEBIOM

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.