Austria se convirtió el primer trimestre del año en el epicentro de la información y el debate sobre el estado del pellet en Europa y el Mundo. El 2º Central European Pellet Day tuvo lugar el 18 y 19 de enero en el marco de la conferencia Central European Biomass Conference (CEBC), que se celebra cada tres años en la ciudad de austriaca de Graz pionera en el uso de la bioenergía. Semanas después, el 2 de marzo, se celebró la European Pellet Conference durante los World Sustainable Energy Days (WSED) en Wels, también en Austria.

Por fin llegó el invierno

Con 2 meses de invierno todavía por delante, Gilles Gauthier, director general del EPC, destacó durante el 2º European Pellet Day de la CEBC el fin de la recesión que el sector ha sufrido en los últimos 3 años a causa de los factores infaustamente por todos conocidos: inviernos suaves, bajos precios de los combustibles fósiles y competición con otras tecnologías (bombas de calor, por ejemplo).

La coyuntura dio muestras de cambio cuando esta temporada el invierno comenzó en su fecha habitual, con un enero bastante frío, y el precio de los combustibles fósiles comenzó a elevarse poco a poco, revirtiendo la situación y haciendo bajar los stocks acumulados en toda Europa.

La producción de pellet en la mayoría de países europeos ha seguido una línea ascendente aunque no muy pronunciada. A pesar de las enormes plantas de Rusia y Norte América, la Europa comunitaria sigue siendo el mayor productor con el 50% del volumen mundial.

No compartían tanto optimismo en el sector de las estufas y calderas, ya que los principales países fabricantes (Alemania, Italia, Austria y Francia) ofrecen unos resultados estabilizados para las estufas y disminuyendo en las calderas.

 

Productores en el emergente mercado del Este de Europa

Los países del Este han logrado un gran desarrollo en sus mercados aunque no siempre siguiendo la misma estrategia. Martin Englisch, director general de BEA Institut für Bioenergie, hizo una interesante presentación sobre los mercados emergentes de pellets en los Balcanes y en los países Bálticos.

En la zona del Báltico son grandes compañías con un alto nivel de profesionalización las que fabrican pellet industrial en grandes cantidades con destino a la exportación hacia países occidentales -aunque pueden diversificar en pellet doméstico si el mercado lo demanda-, mientras que en los Balcanes las empresas son más pequeñas y destinan su producción exclusivamente a uso doméstico. Coinciden, en ambos casos, en su vocación de momento exportadora debido a los pequeños consumos internos.

Por ejemplo, Croacia muestra un crecimiento sólido de la producción que se exporta en su mayoría a Italia (95%) por la falta de consumo interno, según explicó Ivić Pašalić en las conferencias de WSED en Wels.

La misma situación presenta Letonia, que se ha convertido en poco tiempo en uno de los mayores productores mundiales con cerca de 1,8 Mton/año, pero con un consumo interno casi nulo. La mayoría del pellet letón se destina a grandes clientes industriales, sobre todo durante los últimos años cuando el mercado doméstico europeo estaba en baja forma.

Circunstancias así son las que pueden causar las temidas roturas de stock a finales de temporada, apostilló Didzis Palejs, Presidente de la Asociación Letona y recientemente también de AEBIOM.

 

El cliente en el centro de la estrategia comercial

Probablemente una de las presentaciones más interesantes e innovadoras escuchadas en Graz fue realizada por Marco Palazzetti que, tras unas pinceladas sobre la situación del mercado de estufas, dedicó la mayor parte de su presentación a explicar el concepto de industria 4.0 y por qué las empresas del sector deberían integrar sus principios.

Hizo mucho hincapié en cómo el diseño de las estufas, como el de cualquier producto, ha de girar en torno al cliente final del cual ahora es posible obtener con facilidad un feedback directo a través de diversos canales (redes sociales, sobre todo).

Referido a las calderas, Christian Rakos, presidente de la Asociación Austriaca del Pellet, piensa que el sector debe ir en búsqueda de nuevos nichos de mercado ya que los tradicionales están saturados por diversas razones. En su opinión, hay mucho potencial en grandes instalaciones industriales o domésticas con gran demanda de calor.

Arnold Dale, del potente distribuidor Ekman, auguró un gran aumento de la demanda de pellet industrial en los próximos años debido al ingente número de proyectos en marcha. El salto puede ser gigantesco, pasando de los 8,1 Millones de toneladas que se con sumen actualmente en Europa (2016) a 18,6 Mtons en 2020.

 

WSED Pablo Rodero AVEBIOM p_mini

La Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa, AVEBIOM, presentó los resultados del proyecto Life+ ENERBIOSCRUB en la fabricación de pellets a partir de matorral, desde la recogida de la materia prima, análisis de calidad y emisiones, estudio de costes, etc. En la imagen, Pablo Rodero, técnico de AVEBIOM

Frío sí, pero sin pasarse

Dos meses más tarde, en la European Pellet Conference de WSED, se confirmaron las tendencias apuntadas en Graz: todo el mundo contento con la buena temporada de venta de pellet… aunque sin perder de vista que demasiado frío al final del invierno podría ocasionar una rotura del stock nada deseable, como se vio en 2006. En aquel año la confianza del consumidor sufrió una importante deterioro que repercutió en menores ventas de biocombustible y equipos en años siguientes. Una situación a evitar, sin duda.

 

¿Dónde aumenta el consumo?

Por otro lado, en Wels vimos que mientras en Europa el crecimiento del consumo en los últimos años ha sido inferior a lo esperado por la coyuntura del mercado -a modo de ejemplo, Alemania lleva tres años estancada en los 2 millones de toneladas de consumo, según Martin Bentele de DEPV, la asociación alemana del pellet-, otros países como Japón y Chile empiezan a despegar con paso firme.

La producción en Japón aún es pequeña y muy atomizada, pero se prevé un incremento a extraordinadio del consumo de pellet industrial ya que el gobierno pretende sustituir 7 plantas nucleares por centrales de biomasa hasta una potencia total de 7,3 GWe, según expuso Ken Kojima, del Pellet Club Japan.

Por su parte, el gobierno de Chile ha comenzado a promover el consumo doméstico mediante ayudas para sustituir estufas antiguas de leña por equipos más modernos de pellet y evitar así los recurrentes episodios de contaminación atmosférica o “smog” que sufren en distintas zonas del país, explicó la profesora Laura Azócar de la Universidad de La Frontera.

Como consecuencia de esta política, en Chile ya se han renovado cerca de 10.000 estufas y la producción de pellets se ha incrementado de 29.000 a 88.000 t/año, con el objetivo de que se vuelva a duplicar en 2020.

Reino Unido es el caso especial dentro de Europa: sigue siendo el país del mundo que más pellet industrial consume y, en los últimos años, también ha crecido bastante en instalaciones domésticas y medianas debido a los incentivos (RHI) que mantiene sus buenas perspectivas con el nuevo programa RHI2, dotado con 4,4 m£, para el periodo 2017-2020. No obstante, las dudas se ciernen sobre este boyante mercado como consecuencia del Brexit y de las críticas de los ecologistas.

 

Los americanos miran a Este y Oeste

Otra interesante ponencia fue la de Gordon Murray, presidente de la Asociación Canadiense del Pellet, que reiteró las buenas expectativas para el pellet industrial canadiense: sus exportaciones aumentaron de 1,6 a 2,4 Mton en el último año sobre todo por el tirón de las plantas de Reino Unido.

Las empresas canadienses también observan interesantes perspectivas en los mercados emergentes orientales como el de Japón o Corea. Si bien hacia Japón están aumentando exponencialmente sus exportaciones, en Corea menguan por la competencia con otros países más cercanos (China, Vietnam) a pesar de haber sido los primeros en llegar.

El todavía pequeño mercado interno canadiense deberá desarrollarse de forma importante en los próximos años gracias a los planes contra el cambio climático del gobierno, que pretende eliminar el carbón del mix eléctrico en 2030 -actualmente el país consume 35 millones de toneladas de carbón al año-. Algunas plantas ya han comenzado la conversión a 100% pellets como la de OPG en Atikokan.

Otros países, como Australia y Noruega, aún están bastante “verdes” en el desarrollo del mercado de pellets por diversas causas: competencia con combustibles fósiles propios, dificultades logísticas debido a distancias, atomización de la población consumidora y de los recursos, etc.

Más información en www.cebc.at y www.wsed.at

Pablo Rodero/AVEBIOM

Publicado en BIE36 · Verano 2017

 

 

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.