El sistema Aerovit limpia los tubos de una caldera industrial por medio de aire comprimido.

Mediante unas electroválvulas conectadas con un temporizador el sistema es capaz de disparar 450 litros de aire en medio segundo para llegar a una distancia de 300 m en un segundo.

Este proceso de soplado genera una presión muy elevada que golpea y elimina los sedimentos depositados en los tubos de la caldera y en el área frontal del sistema.

Gracias a esta solución el usuario de la caldera prescinde de la costosa limpieza manual y mantiene las prestaciones del equipo en cuanto a rendimiento y emisiones, con el consiguiente ahorro.

La inversión inicial se amortiza en menos de un año. La empresa danesa se encarga de diseñar la instalación adaptada específicamente a cada caldera.

Se pueden instalar en calderas desde 250 kW hasta 16 MW.

Publicado en BIE nº38 – Invierno 2017-18

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.