La empresa española BioCurve ha desarrollado la primera caldera de condensación para astilla. El equipo se dará a conocer durante Expobiomasa, donde recibirá el  Premio a la Innovación.

La caldera BCA200 ofrece una potencia de 200 kW, duplicando la potencia de la caldera de condensación de biomasa más grande concebida hasta la fecha, la BCH100 de BioCurve.

El nuevo equipo puede trabajar en cascada, lo que permite mejorar de manera extraordinaria el rendimiento y los ahorros logrados de las instalaciones en una gran gama de potencias.

Rediseño de intercambiador y quemador

Para conseguir un equipo de estas prestaciones ha sido necesario rediseñar algunos elementos, como el intercambiador espiral que debe optimizar el intercambio de calor para una potencia considerable en un espacio ultra compacto. El nuevo diseño se ha efectuado mediante simulación de dinámica de fluidos computacional (CFD).

También ha sido necesario diseñar un nuevo quemador, puesto que el clásico quemador de afloración rotativo de BioCurve, ideal para dosificar pellet, no resultaba indicado para astilla. El nuevo elemento se distingue por las siguientes propiedades:

  • mantiene el plato rotativo para una distribución homogénea del combustible
  • conserva la limpieza automática en el plato de combustión
  • incorpora nueva limpieza automática del interior del quemador para minimizar el mantenimiento
  • cuenta con un nuevo sistema de confinamiento parcial del combustible con combustión primaria inferior y secundaria superior para optimizar el proceso de combustión

Características esenciales de la caldera

  • rendimiento con astilla: entre el 102% y el 105%, un 10%-15% superior al de las calderas “premium” convencionales
  • mínimas emisiones
  • punto de consigna doble sin restricciones desde 25ºC hasta 80ºC. Único en biomasa.
  • gran compacidad de espacio: 200 kW en tan sólo 1 m2
  • sin límite en la temperatura de retorno
  • intercambiador único en espiral, de acero inoxidable y con limpieza automática por inyección de agua
  • quemador único rotativo, con doble limpieza automática
  • compactador de cenizas integrado de serie
  • control integral de la caldera a distancia de serie, desde Smartphone u ordenador, a través de la nube

Usuarios

Las calderas BCA200 pueden ser instaladas en cascada, por lo que se pueden alcanzar fácilmente potencias de 1 MW en espacios muy reducidos y calentar superficies de entre 2.000 y 10.000 m2 e incluso mayores, por lo que resulta adecuada para una gran cantidad de usuarios.

Desde redes de calor a instalaciones en el sector agroindustrial –granjas, almazaras-; terciario -edificios públicos y administrativos, residencias de ancianos, hospitales, centros deportivos, colegios, centros religiosos, etc- o residencial –bloques de viviendas-.

Expobiomasa ha otorgado el Premio a la Innovación 2017 a BioCurve por el desarrollo de esta caldera.

Más información en www.biocurve-heating.com y en el stand 412 de Expobiomasa.

Publicado en BIE36-Verano 2017

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.