Con una viñeta satírica, la Asociación Europea de la Biomasa (AEBIOM) muestra su profundo desacuerdo con las recientes campañas de comunicación antibioenergía lanzadas por importantes grupos ecologistas, que desacreditan una fuente de energía tan fundamental para la Unión Europea como la biomasa mostrando unos pocos y desafortunados ejemplos de posibles malas prácticas en el sector, en una película denominada “The Burning Issue-When Bioenergy goes bad”.

Según Didzis Palejs, Presidente de AEBIOM, “la campaña se introduce en un juego arriesgado que empaña la reputación de bioenergía, una solución fundamental para proporcionar energía limpia, justo en un momento en que el presidente estadounidense expresa su apoyo a la industria de los combustibles fósiles y Europa se enfrenta a un estancamiento en la inversión en energías renovables”.

El objetivo final de la campaña es limitar el uso de la biomasa para energía, por lo que Palejs advierte que la alternativa será un mayor uso de combustibles fósiles y, por tanto, mayores emisiones de gases de efecto invernadero. “Esta “cuestión candente” no fue abordada”, apunta el presidente de AEBIOM.

El lanzamiento de “The Burning Issue-When Bioenergy goes bad” -apoyada las ONG BirdLife Europe y Transport & Environment-ha contado con un significativo esfuerzo de comercialización y se estrenó el pasado 8 de febrero, aunque ha logrado menos repercusión de la esperada. La película muestra 5 casos que representan la supuesta deriva de todo un sector hacia prácticas insostenibles. Como buena campaña de marketing, su lanzamiento ha sido perfectamente cronometrado: justo cuando el “Paquete de Invierno” -considerado la pieza más importante de la legislación sobre energías renovables y bioenergía para la próxima década-, está actualmente en discusión a nivel de la UE.

Palejs cree que el efecto de la campaña puede ser una espada de doble filo para sus promotores: si bien puede ser eficaz para ejercer presión sobre las negociaciones actuales invocando las emociones, a largo plazo puede desdibujar un debate clave con argumentos sin fundamento.

Emociones vs realidad

La narrativa emocional de la película no es representativa de las realidades sobre el terreno ni de las estadísticas de la UE sobre la bioenergía, que en la actualidad representa más del 60% del consumo total de energía renovable en Europa.

Según el presidente de AEBIOM, los casos mostrados en la película no son representativos de todo un sector y, además, desacreditan el trabajo honesto de cientos de miles de forestales y promotores de proyectos que trabajan en la transición energética. En su mayoría, pymes locales que apoyan proyectos comunitarios. Y de hecho, por toda Europa, muchas ONG locales colaboran con actores de la bioenergía para mejorar los estándares sectoriales. “Habría sido más constructivo informar sobre el gran número de ejemplos sostenibles de proyectos de bioenergía repartidos por toda Europa. Sería una narración más creíble, pero mucho menos sensacionalista”, reflexiona Palejs.

La bioenergía debe desarrollarse dentro de un marco sostenible y, como en cualquier otro sector, es necesario abordar las prácticas deficientes. Por ello, afirma Palejs, AEBIOM lleva años solicitando la introducción de criterios de sostenibilidad de la UE para toda la bioenergía. En su opinión “los casos presentados en la película pueden necesitar ser examinados, pero también los métodos de investigación utilizados para producir esta película”.

 

El debate en curso en la UE merece algo mejor que trucos de marketing y declaraciones amplias”, se lamenta Palejs y aboga por lograr un diálogo constructivo sobre “acciones razonables y reglas pragmáticas para que la bioenergía siga sustituyendo los combustibles fósiles. La bioenergía está aquí para quedarse: su papel en el mix energético en las décadas venideras resulta primordial – y su voluntad es la de colaborar, pero sobre la base de motivos no ficticios”.

 

Descargar la nota de prensa y viñeta originales – The “Burning Issue” – When anti-bioenergy communication goes bad

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.