Una explotación porcina de Valladolid instala un incinerador de residuos con biomasa y un recuperador de energía que, junto con una caldera de pellets de apoyo, sirve para calefactar sus instalaciones y producir agua caliente sanitaria.

Este novedoso proyecto realizado en una explotación porcina de la provincia de Valladolid ha consistido, por un lado, en la instalación de un equipo incinerador de los cadáveres de porcino de la explotación con recuperador de energía, con la novedad de que el equipo utiliza como combustible biomasa, en este caso pellet, y por otro lado en la instalación de una caldera de pellet, que proporciona energía térmica de apoyo para la calefacción de la granja, de las oficinas y también para la producción de ACS necesaria en la explotación.

Incinerador de biomasa

El incinerador de cadáveres que se ha instalado es un equipo de la marca IDETER, modelo CREMATOR 1812B, diseñado para la cremación de cadáveres de porcino. La capacidad de incineración es de 50 Kg/hora, y el consumo de combustible es de 15 kg de pellet por hora.

La característica más importante del equipo es que cuenta con un recuperador de energía instalado en la chimenea de salida de humos para transformar dicha energía en agua caliente a 90 ºC, válida para uso de calefacción y ACS. El recuperador de energía tiene una potencia térmica nominal de 85 KW, que se recupera de forma continua en cada ciclo de funcionamiento. Cada ciclo completo de incineración es de 10 horas y se estiman unos 220 ciclos de incineración al año.

La energía que se recupera a través de la incineración de los cadáveres equivale a unos 18.000 litros de gasóleo al año. Cuando el equipo está en funcionamiento, no es necesario ningún equipo auxiliar para cubrir las necesidades térmicas de la explotación.

Caldera de pellet de apoyo

La caldera instalada es de la marca HERZ, modelo FIREMATIC 201, y proporciona la energía necesaria para la calefacción y la producción de ACS de la explotación en los periodos en los que el recuperador de energía con el que cuenta el incinerador no está activo, en los momentos en que no es necesario usarlo por no haber cadáveres en la explotación o en las paradas previstas de mantenimiento.

Instalaciones auxiliares

El incinerador y la caldera se conectan de forma hidráulica a un depósito de inercia de 5000 litros de capacidad, donde se acumula la energía que se produce en ambos equipos. Desde el depósito de inercia, y a través de una red de tuberías de acero preaisladas que discurren enterradas en zanja, se proporciona la energía necesaria para la calefacción de las distintas dependencias de la explotación y para producir ACS.

El almacenamiento de pellet necesario para abastecer al incinerador y a la caldera se ha diseñado mediante un silo vertical de acero galvanizado de 20.000 kg de capacidad. El sistema de alimentación es mediante tornillos sin fin.

Objetivos: bioseguridad y medio ambiente

Los objetivos que se han perseguido con la instalación son minimizar los riesgos biológicos de la explotación y el respeto por el medio ambiente.

  1. Bioseguridad: la gestión interna de los cadáveres generados evitará los riesgos de transmisión de enfermedades procedentes de los camiones de recogida, que realizan una ruta pasando por varias granjas recogiendo cadáveres.
  2. Equipo respetuoso con el medioambiente: ya que emplea la biomasa, una energía renovable con emisiones “cero” de CO2.
  3. Aprovechamiento energético: el sistema de incineración con recuperador de calor permite aprovechar el calor generado para producir agua caliente sanitaria que se empleará para calentar las placas de calor de las salas de partos y lechones. Además, la incineración genera un reporte positivo de energía que aportan los cadáveres a través de la grasa y materia seca que equivale a 70-80 kg de pellet por cada cerda de 250-300kg.
  4. Residuos generados: en el incinerador se genera tan sólo un 2% de cenizas, totalmente inertes y sin ningún tipo de riesgo.

Financiación

El proyecto ha sido impulsado por la Junta de Castilla y León, dentro del “Plan de actuaciones para la promoción del uso de la biomasa forestal en el sector ganadero de Castilla y León”, a través de la Sociedad Pública de Infraestructuras y Medio Ambiente de Castilla y León (SOMACYL), que se ha encargado de aportar la financiación del proyecto y de la contratación y seguimiento técnico de la obra.

El importe de la actuación ha sido de 152.084 euros +IVA.

 

Luis Jesús Sánchez/Técnico de SOMACYL

www.somacyl.es

Publicado en BIE 34

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.