Conocer la información sobre los consumos energéticos de un hotel de manera desagregada permite determinar las áreas en las que se pueden implementar mejoras energéticas que generen ahorros interesantes. Dos empresas especialistas en software de gestión energética, DEXMA y SMARKIA, explican por qué y cómo instalar un sistema inteligente que ayude al gestor a reducir la factura energética del establecimiento.

Hardware y software

Las soluciones de gestión energética tienen dos componentes tecnológicos fundamentales: el hardware y el software, explica María Fernández, de DEXMA.

El hardware básico depende de los objetivos del plan de gestión energética del hotel. Los proyectos más básicos aprovechan los contadores fiscales de compañía y añaden sondas de temperatura para evaluar confort y aplicar medidas a ese nivel. Los más ambiciosos incluyen medidores de agua, electricidad, temperatura… en cada habitación.

A nivel software un hotel que quiera obtener ahorros perceptibles debería apostar por una plataforma que:

Incluya funciones más allá de la lectura de datos. El responsable hotelero necesita entender su consumo de forma rápida, con cuadros de mando con sus KPI – indicadores clave de rendimiento-, por ejemplo, y evaluar el proyecto con sencillez, por ejemplo con informes personalizados que se generen de forma automática.

Pueda crecer a medida que crece el proyecto. Es muy común en los hoteles comenzar a gestionar la energía por proyectos internos y, con las lecciones aprendidas, aumentar el esfuerzo y alcance del plan. Las plataformas en la nube son más flexibles a la hora de facilitar este crecimiento.

Integre todas las fuentes energéticas. Desde la electricidad hasta el agua, pasando por las energías renovables.

La ventaja de un sistema de monitorización energética de este tipo, añade Carlos López, de SMARKIA, radica en que es capaz de conocer con precisión donde tienen lugar los consumos, así como localizar las pérdidas energéticas, e incluso predecir los consumos futuros gracias al Big Data, permitiendo una optimización de los consumos basada en datos reales de consumo y avisando ante desviaciones en los mismos, mejorando notablemente los resultados que puedan obtenerse por otros métodos. SMARKIA además, permite trabajar siguiendo paso a paso la norma ISO 50001, de manera que aquellas empresas obligadas por la normativa sobre eficiencia energética (Real Decreto 56/2016 en el caso de España) podrán cumplir con sus obligaciones legales mientras reducen sus consumos, los costes derivados de estos y las emisiones de los mismos.

Cómo reducir el consumo y la factura energética

Se puede conseguir reduciendo el coste -mejorando precios- o los consumos. Las lista de medidas para reducir consumo es infinita, depende de cada hotel. Habrá hoteles con máquinas ineficientes donde una inversión en arreglarlas o sustituirlas tendrá un impacto alto. Otros tendrán que comenzar por el comportamiento, si los sistemas de consumo térmico se encienden y se apagan sin control o sin lógica.

Hay hoteles que ya nacen con una construcción sostenible (por ejemplo, certificados BREEAM) pero que necesitan después tomar medidas de gestión de la energía. Dexma ha realizado un proyecto de este tipo en Reino Unido, en el Radisson Blue East Midlands Airport.

Carlos López señala que para conocer cuándo, dónde y cómo se consume la energía es necesario contar con múltiples puntos de telemedida en la instalación, para conocer lo mejor posible la repartición de los consumos en los distintos puntos, y el software de gestión energética que permita monitorizar, analizar y gestionar los consumos registrados por esos medidores. Esto permitirá implementar medidas de ahorro energético y ajustar la potencia contratada a la realmente necesaria.

De hecho, resalta que una medida de ahorro energético sobre un área de uso no representativo podría llevar una inversión importante con un retorno en forma de ahorro muy inferior a lo esperado.

Carlos nos cuenta que la climatización de un hotel supone un importante porcentaje del coste energético: entre el 25 y el 39% según distintos estudios –FENERCOM, Instituto Tecnológico Hotelero…- de ahí que casi todos los planes de gestión energética hotelera lo incluyan como área de actuación básica para generar impacto.

Optimizar el sistema de climatización, tanto para calefacción como para aire acondicionado, con un sistema de control mediante programación ha llegado a reducirse un 50% el tiempo de funcionamiento de los sistemas de climatización en las habitaciones con la plataforma SMARKIA. Reforzar esta medida con mejoras en el aislamiento del edificio, ayudará a aislar el clima en el interior del exterior, reduciendo las fugas e intercambio de temperatura.

Pirámide ahorro energético (DEXMA)

Dexma

Incorporar energías renovables en climatización

En energía térmica, una de las mejores medidas es invertir en energías renovables, aunque el retorno de la inversión (ROI) sea más largo, también es una de las opciones donde hay más ayudas públicas, como las del IDAE, explica María Fernández.

Introducir un sistema renovable con biomasa provocará cambios a nivel operacional –distinto combustible y funcionamiento de la máquina-, pero en materia de gestión energética no influye, ya que el sistema térmico se seguirá controlando sin complicaciones, asegura Carlos López de Smarkia, ya que la plataforma es multi-energía, multi-protocolo y multi-fabricante, de forma que permite máxima flexibilidad y personalización para la gestión energética.

La plataforma tecnológica de gestión energética del hotel debería estar preparada para incorporar fuentes de energías renovables al mix de energía y a los cálculos de ahorro energético, generación, ROI… La plataforma DEXCell, por ejemplo, contiene aplicaciones específicas para integrar la solar fotovoltaica y que el responsable del hotel pueda aprovecharla al máximo.

Cuánto cuesta instalar un sistema de gestión energética

La inversión para comenzar a trabajar con el software depende de varias cuestiones como el número de puntos de medida que se quiera monitorizar, la frecuencia de lectura que se precise, los servicios contratados o el número de usuarios.

Para reducir la inversión inicial, SMARKIA aprovecha los sistemas de medida con los que ya cuenta el hotel instalación, y siempre que tengan conectividad, eliminando el principal coste de un sistema de gestión energética que es el hardware de medición.

Dexma defiende “la norma del 10%” apoyándose en su experiencia tras 10.000 sistemas de gestión energética implementados. Según explica María Fernández, el coste de arrancar un proyecto de gestión energética equivale al 10% del coste energético habitual.

Factura. DEXMA

Imaginando un hotel con un coste de energía de unos 500.000€ al año, arrancar el proyecto costaría 50.000€. Durante el primer año, un 30% de ese coste serán servicios (un experto consultor en gestión energética), un 10% se lo lleva el software de análisis energético y el 60% restante se destina a los medidores (o hardware) que recogen los datos y los envían al sistema de análisis. Para saber más sobre qué inversión es necesaria en proyectos de eficiencia energética y cómo conseguirla, Dexma propone consultar su recién publicada guía de descarga gratuita online.

Ahorros y recuperación de la inversión

El ROI de un proyecto de SGE depende del cliente y su ambición. DEXMA lo explica mediante la “pirámide del ahorro energético”: en la base de la pirámide se encuentra la monitorización. Una inversión básica cubre esta parte del proyecto y el ROI normalmente está en los 12-18 meses.

La empresa ha lanzado en marzo una herramienta llamada Energy Grader que, a través de unas preguntas sencillas y con solo una factura, evalúa el potencial de ahorro de un edificio. Tras casi 200 informes generados para hoteles españoles el porcentaje medio de ahorro que han encontrado es del 40% en el sector.

Los siguientes escalones de la pirámide requieren más inversión, como por ejemplo, realizar reformas en un hotel para mejorar el acristalamiento y que se pierda menos calor y frío. Son inversiones que se pueden realizar de forma escalonada (por ejemplo, por plantas) y cuyo ROI depende de los materiales y de un estudio más detallado.

El último escalón de la pirámide es la inversión en energías renovables. Son proyectos de inversión media-alta con ROI a medio-largo plazo pero que tienen un impacto importante en otras áreas de la gestión hotelera, como la responsabilidad social corporativa o el cumplimiento legislativo, por lo que ese ROI no es solo cuantitativo sino también cualitativo.

Gestión energética interna vs empresa de servicios

Tan importante como reducir los costes y consumos, es mantener los ahorros conseguidos trabajando en su mantenimiento, subraya Carlos López desde SMARKIA.

Este trabajo puede ser interno o externo a la organización. Los recursos de las pymes suelen ser reducidos, como por ejemplo en el caso de un hotel pequeño, de manera que suelen subcontratar esta tarea a un gestor energético externo, mientras que los grandes hoteles o cadenas hoteleras suelen contar con su responsable o equipo en materia de gestión energética, quienes en ocasiones también se apoyan en asesores energéticos. SMARKIA, por ejemplo, ofrece un soporte continuo por parte tanto de sus técnicos como de su red de partners, para que el usuario esté siempre respaldado por expertos en gestión energética, ya monitorice un único punto o gestione tantos como quiera, en diferentes sedes, por todo el mundo.

Los responsables de mantenimiento pueden llevar el día a día de los ajustes del plan energético (control de temperaturas, mantenimiento de los equipos de clima, etc.), pero analizar la energía y generar los proyectos que van a garantizar el ahorro suele hacerse con Empresas de Servicios Energéticos (ESE).

Las TIC y la gestión inteligente de la energía en el futuro
Hasta hace muy poco, se entendía que las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) de gestión energética eran solo herramientas de monitorización, pero esto no aporta valor a largo plazo a las empresas. DEXMA defiende que la tecnología debe llegar más lejos y servir para analizar y entender qué estamos haciendo con la energía.

Gracias al Big Data, por ejemplo, DEXMA ha creado la herramienta Energy Grader, un cuestionario online y gratuito que detecta 10 veces más rápido y 40 veces más barato el potencial de ahorro energético frente a procesos como auditorías energéticas.

Control con tablet. SMARKIA

Dashboard personalizado por el usuario de SMARKIA

El futuro seguirá esos pasos: crear herramientas cada vez más intuitivas que añadan analítica y que puedan ser cada vez más proactivas de cara al usuario.

Otras tendencias en el sector serán las tecnologías para conseguir edificios NZEB (con emisiones cero) y de respuesta a demanda (demand response) ya que además vendrán impulsadas por imperativo legislativo.

Ana Sancho/BIE nº34 – DICIEMBRE 2016

con información de Dexma y Smarkia

 

….

DEXMA
DEXCell Energy Manager es una plataforma abierta -con cientos de dispositivos de medición ya integrados y una API para integraciones- y rápida: el tiempo medio de carga de históricos es inferior a un segundo. El coste y la configuración son flexibles para avanzar a medida que el proyecto crece. Ofrecen además un apps market con aplicaciones específicas para problemas concretos de la gestión de la energía, como la integración de energías renovables, gestión de tanques de combustible, predicción de costes a futuro (forecast)… www.dexmatech.com

SMARKIA
Smarkia 50001 es una herramienta cloud para automatizar y simplificar la gestión energética de grandes consumidores con el objetivo de conseguir un gran ahorro energético y económico. Es un sistema de gestión energética integral para empresas multi-sede. Smarkia Monitor es una herramienta Cloud avanzada de monitorización y análisis de consumos y costes energéticos. Se conecta a través de Internet directamente a los contadores de energía para analizar todos los datos de consumo con el objetivo de conseguir el máximo ahorro energético. www.smarkia.com

 

 

 

 

Artículos Relacionados

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.