Llega por fin la primera edición de Expobiomasa tras la decisión que tomamos en 2015 de convertirla en un evento bienal y lo hace por todo lo alto: creciendo en más de un 30% en espacio ocupado y también en número de expositores.

Este trascendente cambio de fechas venía siendo solicitado por una parte de nuestros expositores desde años atrás, pero cuando finalmente se dio el paso nos surgieron dudas acerca de la aceptación que tendría por otra parte de las empresas. El resultado, como digo, tras dos años de duro trabajo por parte de AVEBIOM ha sido extraordinario y ya sólo esperamos que la respuesta de los visitantes profesionales sea igual y llenen los cuatro días de feria de intensa actividad.

Imparable e indispensable

Como vengo recordando en los últimos meses y en todos los foros en los que participo, el desarrollo de la biomasa térmica es imparable e indispensable para el país y sin duda el éxito de esta edición de Expobiomasa lo volverá a demostrar.

La velocidad de crucero que tomó el sector térmico ya hace algunos años se está incrementando con el paso del tiempo y ya sólo resta lograr que se abra una ventana de esperanza para la biomasa eléctrica y se puedan llevar adelante un número de proyectos suficiente que permitan valorizar las enormes existencias y producción de biomasas que tenemos en el país.

Tenemos por delante cuatro días apasionantes y mi deseo es que sean fructíferos para todos, expositores y visitantes; nuestra mayor satisafacción será ver que Expobiomasa ha colmado vuestras expectativas bioenergéticas.

Editorial de Javier Díaz González, presidente de AVEBIOM

Publicado en BIE 37 · Otoño 2017

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.