La política de desarrollo rural de la UE es la principal herramienta para implementar con éxito la gestión forestal sostenible y, por tanto, garantizar la contribución de los bosques a una mejor calidad de vida de la sociedad en general.

La Asociación Europea de Bosques Estatales (EUSTAFOR) propone 7 recomendaciones para mejorar la política de desarrollo rural después de 2020 en línea con los objetivos de empleo y energía de la UE.

Tras su Asamblea General, celebrada el 26 de febrero, EUSTAFOR ha publicado el documento “Selvicultura sostenible en la economía rural” (“Sustainable Forestry for Rural Livelihoods“) donde propone 7 prioridades de actuación:

  1. Apoyar la gestión forestal ADAPTATIVA al cambio climático: es esencial garantizar la adaptabilidad actual y futura de los bosques de Europa al cambio climático invirtiendo en sistemas de gestión forestal innovadores y adaptables, incluyendo conservación de genes y materiales de propagación vegetal y el control de plagas y enfermedades .

  2. Priorizar la capacidad de resistencia de los bosques frente a amenzas como los incendios forestales, plagas o daños por tormentas a través de inversiones en gestión forestal sostenible, aumento de sistemas agroforestales y desarrollo de infraestructura.

  3. Invertir en gestión forestal innovadora de los bosques existentes, no solo en reforestación. Estas inversiones son esenciales para mejorar la calidad y productividad de los rodales forestales existentes y son necesarias para el desarrollo rural, y la adaptación y mitigación del cambio climático.

  4. Reconocer el papel de los bosques estatales como facilitadores del “renacimiento” rural. Es necesario mejorar las sinergias del uso de la madera y la gestión de la tierra sensibilizando a los consumidores sobre la producción sostenible y los patrones de consumo. El Programa de Desarrollo Rural posterior a 2020 debería facilitar las relaciones de colaboración para la innovación, ya que son de gran importancia para el desarrollo rural.

  5. Incentivar la implementación de medidas a gran escala en los bosques estatales de acuerdo con los objetivos de biodiversidad y Natura 2000. La política de desarrollo rural posterior a 2020 debe garantizar que los incentivos se brinden en función de los resultados logrados.

  6. Valorar la prestación de los servicios medioambientales en los bosques estatales multifuncionales: la provisión de servicios que no son pagados por el mercado debe tenerse en cuenta por las políticas para asegurar la viabilidad económica de la gestión de estos bosques.

  7. Incentivar la provisión del servicio medioambiental independientemente del tipo de propiedad: La provisión de estos servicios intangibles al público debe ser económicamente sólida pero, cuando esto no sea posible, debe apoyarse por su claro valor para la sociedad, sin importar el tipo de propiedad o empresa.

Fuente: Bioenergy International

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.