Con la llegada del otoño los ciudadanos empiezan a tiritar pensando en la calefacción de sus hogares y en las abultadas facturas que pronto llegarán por el consumo de combustibles fósiles o electricidad. En este número de BIE varias empresas presentan sus novedades en calderas y estufas de biomasa, y esto me da la oportunidad para volver a insistir en este editorial en las bondades y ventajas que la utilización de la biomasa tiene, no solo para los que la emplean para calentar sus hogares, sino para todos los ciudadanos de nuestro país.

Durante el último verano hemos vuelto a padecer muchos –demasiados- incendios forestales que han asolado sin piedad comarcas de nuestra geografía. No ha habido semana en la que no nos sobresaltara la noticia de uno o varios virulentos incendios en cualquier punto de España o Portugal. Una situación que obliga a insistir en lo que venimos defendiendo desde hace años y es que el aprovechamiento y valorización de la biomasa forestal como combustible reduce de manera muy importante el riesgo de incendio forestal y su virulencia.

Últimamente, algunas organizaciones ecologistas, aprovechando la oposición a algún proyecto concreto, están difundiendo bulos y falsas problemáticas que achacan a la utilización de la biomasa forestal como combustible para producir energía. No me parece ético ni razonable; las circunstancias de un proyecto particular no pueden generalizarse, cuando en realidad la utilización de la biomasa forestal como combustible, tal como se está haciendo en España, es buena para nuestros bosques y también para los ciudadanos. Se está aprovechando un recurso poco valorado, -utilizamos el 30% del crecimiento anual de nuestros bosques, menos de la mitad de lo que se aprovecha en Europa-, actividad que contribuye de forma muy importante a limitar el riesgo de incendios y su virulencia, y a rebajar la factura de calefacción de nuestros hogares y la salida de divisas hacia los países productores de gas y petróleo.

Las tecnologías para producir calor con biomasa se desarrollan rápidamente, tanto en los aspectos relacionados con el rendimiento de los equipos, como en lo relativo a las emisiones, tema de capital importancia para competir con éxito frente a los contaminantes combustible fósiles. Su uso es lo que tenemos que ir desterrando.

Al hilo de esto, la acción emprendida por AVEBIOM e IDAE -el evento itinerante BIOMASA EN TU CASA– está consiguiendo llevar a los ciudadanos de toda España la realidad de la biomasa para uso térmico, poniendo a su alcance toda la información necesaria para que puedan tomar la decisión de “pasarse” a la biomasa, al calor natural. Los que dan el paso utilizan un producto nacional que ofrece confort a precios más económicos que los combustibles fósiles y, de paso, contribuyen a mejorar el medio ambiente y la economía de nuestro país.

El evento permanecerá varias semanas en cinco ciudades de Galicia para llegar en noviembre a Madrid, donde se llevarán a cabo distintas acciones encaminadas a dar un fuerte impulso a la utilización de la biomasa en la capital.

Javier Díaz, Presidente de AVEBIOM

 

Lee el editorial en BIE 33

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.