La joven empresa leridana IMARTEC nos muestra el proceso de diseño, mecanización e instalación de su Biombox, una eficiente sala de calderas de biomasa “plug&play” en contenedor, compacta, versátil y modular y con un alto rendimiento energético. Gracias al duro trabajo de los últimos 3 años, han depurado la solución de forma notable y ya son 80 unidades -20 MW- las que dan calor, con elegancia, a todo tipo de aplicaciones en España.

Isidre Alférez, uno de los dos socios fundadores, señala que la idea de fabricar estos módulos es fruto de buscar una solución al “talón de Aquiles” de la biomasa: el espacio. En el reducido interior de un Biombox, con unas dimensiones de 2,5 x 2,5 x 4 m o 6 m de longitud, es posible albergar instalaciones desde los 60 kW hasta 1 MW de potencia.

Del diseño a la puesta en marcha

En primer lugar, Marc Vallès, ingeniero especialista en energía y director del producto, diseña la instalación y genera la primera imagen digital del módulo con todos los equipos, adaptada a la imagen del cliente.

Los contenedores son “first trip”, aunque también pueden construirlos a medida en casos especiales (formato “skid”), cuando la potencia es superior a 350 kW o si es necesario un depósito de inercia de más de 3000 litros.

Cuando el contenedor llega a sus dependencias, primero se limpia en profundidad; a continuación se mecanizan las puertas, acesos y ventilaciones necesarias de acuerdo a la normativa de aplicación (CTE, RITE, REBT…); el diseño garantiza la total accesibilidad durante las fases de instalación y durante el mantenimiento a lo largo de toda la vida útil del sistema.

A continuación se aísla –termica y acusticamente– por el interior con panel sandwich de 4 cm. El suelo original, que suele ser de madera, se cubre con chapa lagrimada de aluminio antideslizante.

Después se colocan la caldera y elementos hidráulicos y se instala el cuadro eléctrico, que puede ser estándar o de desarrollo propio cuando existe gestión integral de la instalación.

Desde el punto de vista de la tecnología, habitualmente se implantan equipos Herz debido a que son muy compactos y por el conocimiento que sus propios especialistas acumulan sobre su operación y servicio técnico.

En cuanto a los componentes auxiliares, Marc Saló, el otro socio fundador de la empresa, destaca la nueva circuladora Magna3 de Grundfos que permite ajustar de forma óptima el funcionamiento de la bomba y que instalan ya en todos los módulos.

Y es que, explica, en instalaciones que trabajan 24/7 todo el año, reducir el consumo eléctrico resulta también vital. Con la tecnología elegida son capaces de ahorrar hasta un 35% en costes de bombeo.

La circuladora detecta pérdidas de carga por apertura o cierre de llaves y es capaz de ajustar el punto óptimo de carga en cada instante –aportando la presión y el volumen exactos-, con el consiguiente ahorro de energía; algo que el cliente valora enormemente.

La bomba analiza el histórico de registros y calcula la energía que consume ella misma y la potencia a la que trabaja; de esta manera es capaz de indicar la existencia de incidencias –como atascos en el filtro- y contribuye a mejorar el rendimiento global de la instalación. Además, se puede controlar en remoto mediante smatphone, tablet o PC.

Las paredes exteriores del módulo se pintan con una capa de pintura de 80 micras de espesor antes de que la empresa especialista coloque el recubrimiento de madera de abeto nórdico especial para exterior, tratada en autoclave nivel IV. Éste es uno de los pocos trabajos de adecuación que Imartec no realiza con sus propios medios.

No solo se cuida la estética exterior, también en su interior cada detalle es protagonista; por ejemplo, los aislamientos que recubren las conducciones de agua caliente son de un novedoso material de color blanco, igual que las paredes.

Cada módulo significa 30 días de trabajo antes de dejarlo listo para la implantación y conexión en las dependencias del cliente. Esto no debería durar más de 2-3 días, según Saló. La central modular es siempre preensamblada en fábrica para garantizar que todos los elementos cumplen con las expectativas de diseño y reducir los tiempos de instalación.

Isidre afirma que colocar un Biombox garantiza un ahorro en obra civil de alrededor del 15%, ya que solo es necesario construir una solera de hormigón de 15 cm para situar sobre ella el contenedor.

El silo de aprovisionamiento de la biomasa (Silobox) se adapta a las necesidades de autonomía que requiere cada instalación, con un mínimo de 15 días, tal y como marca el RITE. La carga del biocombustible en el silobox puede ser mecánica o neumática, según permita la ubicación del Biombox.

El equipo IMARTEC al completo: técnicos e ingenieros en la planta de Biombox.

El equipo IMARTEC al completo: técnicos e ingenieros en la planta de Biombox.

 

Gestión integral

El software de telegestión Vision, desarrollado por Imartec, es un extra que se implementa si el cliente lo desea con un coste extra de 2.800 €. Gracias a él se controla de forma remota y bidireccional no solo la caldera sino también los equipos periféricos, componentes electromecánicos, compuertas del módulo, puerta de acceso, bombas, depósito de inercia, etc… Cualquier alarma generada es comunicada por email al servicio técnico de la empresa.

El software también informa sobre la calidad de la combustión con los datos de emisiones de CO, CO2 y O2 a la atmósfera, que toma una sonda ubicada en la salida de humos.

En industrias que ya cuentan con sistema SCADA para el control de sus procesos, es posible integrar en él los datos de la instalación de biomasa mediante protocolos de comunicación, sin necesidad de utilizar el sistema Vision.

La gestión de la instalación incluye algunos sistemas de control que resultan de utilidad en casos concretos. Por ejemplo, todos los contenedores que se destinan a uso terciario incorporan por defecto control de legionela. Por norma, el agua que circula por los equipos debe estar como mínimo a 60 ºC –las bacterias proliferan a partir de 35 ºC-; con el sistema de control es posible programar una elevación de la temperatura hasta 75 ºC durante 3 horas, a intervalos de tiempo que estime el cliente, para acabar con ella en caso de existir.

También se puede mejorar el control del acceso a las unidades que se ubican en las vías públicas a través de tarjetas RFID, de identificación por radiofrecuencia.

El interior de la sala de calderas y silo puede incorporar con una cámara de video IP con infrarrojos, que emite las imágenes directamente a una intranet o internet sin necesidad de un ordenador. Este sistema permite visualizar cómodamente el estado de aprovisionamiento del combustible en el silo y anticipar el pedido de suministro al proveedor de biomasa.

Para optimizar el funcionamiento de la instalación eléctrica utilizan Wi-beee, un analizador de consumo eléctrico inalámbrico vía wi-fi que muestra los datos instantáneos e históricos del consumo eléctrico en cualquier dispositivo móvil.

Para facilitar la resolución de incidencias, cada equipo está claramente etiquetado en amarillo con una referencia numérica para ubicación sobre el plano y un código QR que da acceso directo al manual técnico en un dispositivo móvil.

Dispositivos de seguridad

Un presostato tarado a 1,5 bar detiene la caldera cuando la presión es inferior a 1 bar o superior a 2 bar. Por otra parte, una válvula de descarga tarada a 3 bar se encarga de aliviar el agua en un lugar visible, además de enviar una alarma a dispositivo móvil.

Modelo de negocio

Actualmente, Biombox constituye ya el 30% de la facturación de la empresa. Desde que en 2013 pusieron en marcha la primera instalación, el producto ha evolucionado tanto en la parte técnica como estética.

En muchas ocasiones, Imartec no solo instala el módulo, sino que funciona como empresa de servicios energéticos a 10 años, con posibilidad de recompra por parte del cliente durante este periodo. El precio de la energía se actualiza cada año con el IPC.

En caso de que la instalación sea gestionada directamente por el cliente, la empresa ofrece un mínimo de 6 meses de “acompañamiento” y siempre entrega un manual de instrucciones asociado al producto.

El 95% de la instalaciones son sustituciones de propano o gasóleo; la gran mayoría de sus clientes son empresas privadas, en particular triunfa el modelo ESE en geriátricos, hoteles, instalaciones municipales, invernaderos e industria, etc… Casi un tercio de sus instalaciones son redes de calor.

En sus redes de calor utilizan tuberías preaisladas de Uponor, otro de sus más importantes partners, por su bajo coeficiente de convección térmica, que les hace ser de las más eficientes del mercado. Marc Saló destaca también que las uniones de tramos de tubería se realizan de forma sencilla con garantía de total estanqueidad hasta presiones de 16 bar; que tienen una elevada resistencia mecánica y que los rollos permiten tiradas de hasta 200 m. Imartec genera y proporciona al cliente planos “as built” de toda la instalación, con la ubicación precisa de todas las arquetas donde se sitúan las uniones.

Otros suministradores de Biombox son Dinak, con sus chimeneas, y Valinox para los depósitos de inercia.

Marc Saló hace un cálculo rápido y cada año sus instalaciones consumen alrededor de 12.000 toneladas de biocombustible. Para asegurarse el suministro han firmado un acuerdo con un proveedor de pellet y astilla.

Cuando la potencia es superior a 300 kW lo más habitual es utilizar astilla. De hecho, cada vez son más los módulos que consumen este biocombustible en lugar de pellet. La alimentación del biocombustible desde el silobox a caldera se hace mediante sinfín, si es pellet, o mediante un conjunto rotativo, cuando es astilla forestal.

….
Isidre Alférez resume así las ventajas de Biombox:
  • El sistema permite flexibilidad y escalabilidad.
  • Los permisos de construcción se reducen al mínimo.
  • Los módulos se pueden cambiar de ubicación.
  • La instalación y puesta en marcha se realiza en muy poco tiempo.
  • Y la conexión con los sistemas de producción existentes es fácil.

COMUNICACIÓN:

Otro de los puntos fuertes de la empresa es su capacidad para comunicar en el ámbito digital las bondades de su producto. Sus acciones de comunicación desde luego no dejan impasible.

@BiomBoxBiomasa

@BiomBoxBiomasa

 

Ana Sancho/Bioenergy International

Puede leer el artículo en la revista Bioenergy International BIE 33, septiembre de 2016

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.