Ante el artículo referido (“Between sovereignty and extraction, bioenergy in rural areas” de Abel Esteban), donde se cuestionan los beneficios de la bioenergía, AVEBIOM ha ordenado algunos argumentos que ayudan a comprender por qué el aprovechamiento de la biomasa para energía, en cualquiera de sus modalidades, es beneficioso para las comunidades rurales.

¿La bioenergía agota unos recursos naturales limitados y sólo busca beneficios a corto plazo?

  1. Los bosques españoles se encuentran en expansión y ya ocupan más de la mitad de la superficie nacional. España es el tercer país europeo con mayor superficie arbolada, por delante de Francia, Alemania y Polonia. La tendencia de aumento de la superficie forestal se mantiene.

Cada año los árboles crecen y también sus existencias de biomasa; en España se aprovecha como media el 35% del crecimiento anual de madera frente al 61% de media europea. Esto nos obliga a importar 15 millones de m3 de terceros países, la mitad de la madera que necesitamos al año.

Según la Sociedad Española de Ciencias Forestales, “los bosques españoles, debidamente gestionados, podrían ofertar una producción anual de alrededor de 30 millones de m3 de madera, mejorando su situación actual de abandono y sin peligro para que sigan cumpliendo todas sus funciones sociales y ambientales”.

  1. Los beneficios más importantes para las comunidades por utilizar biomasa son a largo plazo: reducción de riesgo de incendios forestales y creación de empleo.

Mantener la biomasa a raya en los bosques mediterráneos es primordial para reducir el peligro de incendio y su propagación. La mayoría de los pellets fabricados en España (90-95%) utiliza restos forestales provenientes de claras, clareos -intervenciones que eliminan biomasa de los montes-, o serrines y astillas obtenidos en otras industrias forestales -aserraderos, fábricas de palets o bobinas, etc.-.

Por otro lado, las centrales eléctricas con biomasa pueden contribuir de manera importante a reducir los incendios: estas instalaciones pueden valorizar durante todo el año una importante cantidad de biomasa forestal que es necesario retirar de los montes. A menudo, esta biomasa no tiene otro mercado posible y/o requiere una inversión que nadie está dispuesto a realizar.

Las centrales eléctricas se establecen por un periodo de tiempo largo, por lo que sus acciones y decisiones no puede considerarse cortoplacistas en ningún caso.

Todas las industrias que valorizan biomasa se sitúan en las zonas rurales, donde crean empleo aportando su granito de arena al desarrollo rural.

empleos-bioenergia-vs-fosiles

Además, al realizarse todo el proceso en territorio nacional –aprovechamiento de la madera, transporte, procesado, distribución, etc.- crea empleo en una proporción mucho mayor que los combustibles fósiles. Según un estudio de la asociación austriaca de biomasa (Österreichischer Biomasseverband) la proporción sería de 135 a 9 –puestos de trabajo derivados del uso de la biomasa frente a los combustibles fósiles-.

¿El principio de cascading o priorización de los usos de la biomasa es una solución en el medio rural despoblado?

En zonas rurales con una densidad de población cercana a la de Laponia (Castilla y León, Teruel, Guadalajara,…) y con muy poca industria de cualquier tipo, la “priorización” de usos ya la está realizando el transporte, encareciendo el producto final.

El mercado mismo limita la utilización de maderas de alta calidad para usos energéticos. El sector de la bioenergía sólo puede optar por maderas de “bajo coste” que no pueden utilizarse para construcción o mobiliario, por ejemplo. Además, es habitual que las peletizadoras aparezcan asociadas a aserraderos o fábricas de palets para poder aprovechar los subproductos sobrantes de la fabricación de un producto principal.

La única exigencia aceptable y aceptada es que los aprovechamientos de madera se ejecuten dentro de la legalidad y con criterios de sostenibilidad, independientemente de su uso final.

Un buen ejemplo de los beneficios que reporta el adecuado aprovechamiento de la biomasa a nivel municipal lo encontramos en Serra, Valencia, donde han conseguido reducir el riesgo de incendios, crear empleo y ahorrar en la factura energética pública. Más información en www.serra.es.

 

javier diaz presidente de avebiomJavier Díaz González/Presidente de AVEBIOM

www.avebiom.org

@JavierD71052

Una Respuesta

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.