En su nuevo informe tecnológico -“Hoja de Ruta para un suministro sostenible de bioenergía”-, la Agencia Internacional de Energía (IEA) propone una serie hitos y acciones políticas necesarios para aumentar el comercio sostenible y rentable de bioenergía. El informe confiere un papel aún más relevante para la bioenergía, especialmente en el transporte, como fuente esencial en un futuro que busca la descarbonización.

Publicado por la División de Energías Renovables (RED) de la Agencia Internacional de Energía (AIE), la “Hoja de ruta para un suministro sostenible de bioenergía” traza el camino para “la fuente de energía renovable más importante hoy en día: la bioenergía” proporcionando los hitos tecnológicos y las acciones políticas necesarias para desbloquear el potencial de la bioenergía, totalmente en línea con el objetivo de lograr a largo plazo un mix energético sostenible y bajo en carbono a escala global.

Los autores señalan que, aunque la bioenergía es compleja y a veces controvertida, su capacidad para proporcionar combustibles con bajo contenido en carbono para el transporte, la generación eléctrica, calor de proceso para la industria y calefacción es inigualable en comparación con otras tecnologías renovables.

Además, cada vez hay más voces que reconocen el papel de la bioenergía moderna, suministrada y utilizada de manera sostenible, en un futuro más descarbonizado.

Según el informe, la aportación de la bioenergía “moderna” en el consumo global de energía final debería cuadruplicarse en 2060 en el escenario que maneja la IEA de los 2 °C (2DS), de acuerdo al cual se intenta limitar el aumento de las temperaturas medias globales por debajo de los 2 °C en 2100 y evitar así algunos de los peores efectos del cambio climático.

Alan Sherrard/BI

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.